Sandra Carrasco & David Arahal. “A voz y guitarra”

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Sandra Carrasco & David Arahal. “A voz y guitarra”

Sandaru. SFB El Dorado 18 del 1 del 2024

A la cantaora onubense Sandra Carrasco la hemos escuchado con guitarristas tan queridos como José Luis Montón o Rycardo Moreno o incluso bajistas como Richard Bona (artículos comentados en B Ritmos)  pero al joven sevillano David de Arahal (en honor a su pueblo) era la primera vez que lo escuchábamos. De él dijo el maestro Riqueni que  “El futuro de la guitarra está en sus manos” Poca broma.
Venían a Barcelona a ofrecer dos conciertos, este que comento del día 18 y al día siguiente una experiencia única con un homenaje a Pepe Marchena en el Museo Picasso.
Cualquier aficionado sabe que Marchena es un personaje mítico, adorado o repudiado según con quién te encuentres. No entraré en el tema, pero sí que quedó claro que Carrasco tiene una especial debilidad por el cante del de Marchena.  
Empezaron con una nana preciosa, la cantaora (con un auricular en el oído para escucharse mejor) cantaba bajito pero con una voz muy modulada. La guitarra sin adornos, de momento, solo acompañando. Me recordaba mucho los primeros tiempos de Carmen Linares. Al segundo tema ya se fueron al universo de Marchena con esa milonga titulada Época del Cometa. Y primer lucimiento de David de Arahal ¡cómo toca este hombre! En cuanto entra Carrasco, la guitarra se dedica a responder. Y Carrasco, como hacía Marchena, se funde en ese estilo de cante que dice más que canta. Como los buenos tangueros.
Seguían con Marchena fusionando dos letras muy diferentes, empezaban con Los Cuatro muleros de Lorca, con un acompañamiento sencillo para que la poesía se eleve por encima de todos. La voz de Carrasco volvía a jugar con ese cantar / decir subiendo y bajando envidiablemente por los registros. El compás del De Arahal, exacto, resolutivo. La cantaora se acompaña con golpes en una mesita, y sus brazos y cuerpo le piden bailar (aunque sentada) Lo que parece un desplante el público lo entiende como final y se lanza a aplaudir, pero Carrasco y De Arahal siguen con Marchena ahora con No me llames por María, con la guitarra llevándolo a solea. Precioso el desarrollo musical del tema.
Entrada de la guitarra por serranas, y Carrasco se va a buscar la inspiración de Porrina de Badajoz en La nieve por tu cara. Después de ese tema Sandra Carrasco pasa a charlar un poco con el público y comentar algo, que llevaba rato pensando un servidor, que es una cantaora que canta muy pa dentro. Eso le da una grandeza que no la tiene cualquiera.
Seguían por guajira, si ya me había gustado mucho por milonga, por guajira, ya ni te cuento. ¡Qué maravilla! Siguieron con una dedicatoria a Estrella Morente, explicó Sandra Carrasco que fue su primer encuentro con David de Arahal y querían ofrecernos esta Sevillana a Estrella Morente, si la Morente le había dedicado una sevillana a Pastora, la onubense se la dedicaba a ella, por supuesto toda la letra es un continuo ensalzar a Estrella Morente. La guitarra trabajando para que la sevillana (que no suele ser de gran riqueza armónica) tenga su enjundia.
Se fueron por alegrías, pero unas alegrías de Córdoba, con unos desarrollos diferentes, huyendo del consabido inicio tan reconocible. Eso sí, a mitad (después de unos aplausos) la guitarra se la lleva hacia Cádiz y poco a poco acaba siendo una jota (ya sabemos de la hermandad de la antigua jota con la alegría) Como no podía ser de otra forma, quisieron cerrar por fandangos de Huelva. Entrada preciosa de la guitarra. Por los palos escogidos, no tuvo la guitarra muchas ocasiones de entradas floridas (nos faltó la taranta de Marchena) pero aprovechó momentos como estos fandangos para lucirse por todo lo alto. Carrasco cantó los cantes de su tierra con mucho poderío. El público después de varios minutos de aplausos pedía más. Y los artistas no iban a decir que no. Para el bis una grata sorpresa. Recordaron a Lole Montoya y Manuel Molina. Las letras de esta pareja le venían perfectas a Sandra Carrasco, ya que al igual que Lole tiene una voz de caramelo que te seduce desde el primer momento. Y De Arahal supo rasguear y percutir dando ese aire de fiesta gitana que sabía dar Molina ¡Las letras ya ni te cuento! Que el que no tenga dinero, vaya  la playa y se lleve el mejor de los veleros. + info | relacionados | fotos: Joan Cortès

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Sandra Carrasco & David Arahal. “A voz y guitarra”