Eva Alcaide Quintet

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Eva Alcaide Quintet

Dive into the sea, Errabal Jazz, 2022

Eva Alcaide es una compositora y guitarrista madrileña que te queremos presentar y este Dive into the sea Errabal Jazz, 2022 su primer trabajo.¿Que nos cuentas de tu formación como músico?
Empecé estudiando guitarra clásica de pequeña. Me acabé pasando a la eléctrica porque me gustaba mucho el rock, y, más tarde, me interesé por el jazz durante mis estudios en la Escuela de Música Creativa de Madrid. Luego hice el superior en Musikene, en San Sebastián y, más tarde, un máster en interpretación en el Royal Conservatoire of Scotland de Glasgow.
¿Qué pasa en Musikene, es una escuela diferente a las otras del resto de España?
Tiene muy buena fama y la gente sale muy bien formada. Desde que me empecé a plantear la posibilidad de estudiar música tenía claro que quería ir allí.
¿Hay cierta relación entre Musikene y Errabal Jazz o solo es proximidad geográfica?
Muchos compañeros han editado con ellos, tuvieron buena experiencia y eso me animó.
Vamos con tu quinteto, los conociste en Musikene, ¿no?
Son los músicos con los que más relación tuve en Musikene. Este quinteto nació a raíz de mi trabajo final de máster, que era un disco de temas propios. Tenía que grabar con músicos de aquí y tenía muy claro quiénes iban a ser. En la voz está Irati Bilbao, de Durango, que tiene una voz muy ágil (ideal para temas como estos en los que en muchos de ellos la voz imita a un instrumento) y además sabe tomar el protagonismo cuando es necesario, como en Budelli Island (que tiene letra y es un tema centrado en la voz). También tenemos a Jorge Fernández al piano. Jorge es una pasada, hace magia con el piano. Además, es un músico que siempre que le ves mejora desde la última vez, no deja de estudiar. Carlos Montull (bajo) es muy melódico en sus solos y proporciona una base sólida en su acompañamiento. Además, es muy divertido y fácil trabajar con él. Por último, Aitor Bravo (batería) es creatividad pura y precisión a la vez. Tiene las dos cosas. Es un buen batería con una amplia experiencia en géneros musicales muy diferentes y además tiene mucha personalidad tocando.
¿Por qué incluiste voz?
Cuando compongo, muchos temas nacen de cantar una melodía. Además, Irati tiene un registro vocal parecido al mío, así que suele ser fácil adaptarlos a su voz. Por eso, incluir a una cantante en la formación fue algo muy orgánico y natural, aunque no libre de retos, ya que es un quinteto un tanto inusual y algunos arreglos los tuve que pensar bastante, especialmente el de «In these hallways», porque tenía un registro muy amplio.
Si te parece vamos con los temas.
¿Fresh start, puedo colocarlo en el apartado de jazz latino?
No lo hubiese dicho nunca, pero cada oyente puede interpretar lo que quiera. Yo creo que es más jazz moderno con muchas influencias. Bastante gente me ha dicho que la melodía les recuerda a Pat Metheny Group.
Hasta mitad del tema no destaca la guitarra. Cuándo lo hace es reina total, casi roquera.
No diría que el tema es rockero, aunque cuando lo compuse estaba en una época en la que escuchaba mucho a Dire Straits y, de hecho, las tres primeras notas de la melodía las cogí de la primera frase que toca la guitarra solista en «Sultans of swing». Quizá por ahí se cuela la influencia del rock, en esa melodía tan pentatónica (irónicamente «Sultans of swing» estaba influida por los músicos de jazz).
Budelli Island ¿y ese amor por el mar?
Fue casualidad. Al principio no pretendía escribir un disco temático, pero me gusta esa estética flotante y, después de darme cuenta de que algunas composiciones iban por ese camino, «Budelli Island» ya lo escribí con esa intención. Me inspiré en la historia real de un hombre que vivía solo en la isla de Budelli, perteneciente a Italia. No se sabía muy bien cómo había terminado allí y por qué no volvía a la sociedad. La historia salió a la luz cuando apareció la noticia de que querían echarle de la isla y a partir de ahí se creó todo un movimiento de apoyo a esta persona (de hecho yo conocí la historia porque mi hermano, Hugo Alcaide, participó en un cortometraje sobre ello). Esta historia real y la letra de la canción «Dream of the drowned submariner», de Mark Knopfler, me inspiraron para escribir la letra de Budelli Island. Habla sobre un náufrago que está solo en la isla y busca salir de esa situación por todos los medios, pero a medida que pasan los años acaba acostumbrándose a su nueva vida y, cuando finalmente vienen a “rescatarle” en su vejez, está tan desesperado por quedarse como al principio lo estaba por irse.
La guitarra tiene un discurso muy lírico, con mucho espacio para expresarse, se podía decir que hay dos solistas tú y Bilbao ¿no? ¿tu cantas?
Siempre me ha gustado cantar y lo hago profesionalmente en ocasiones, pero no me considero cantante. Sabía que Irati lo iba a hacer mejor y, además, me sirvió para quitarme esa responsabilidad y poder centrarme en la guitarra y en dirigir a la banda. yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Eva Alcaide Quintet


No sois muchas las mujeres guitarristas, supongo que Mary Halvorson sería ahora mismo la mas famosa, ¿te interesa su música?
No conecto mucho con su música, me gusta más Emily Remler.
En tu disco citas a dos guitarrista que no conozco Emmet Crowley y Kevin MacKenzie
Sí. Emmet fue quien me ayudó a entrar en Musikene. Kevin MacKenzie fue profesor mío durante el máster y me animó mucho con el disco. Es un guitarrista escocés de jazz y folk.
Y de los o las guitarristas españolas ¿te atrae alguien en especial?
Suelo escuchar más de otros países, pero me gustan gente como Dani Pérez y Alejandro Mingot.
In these hallways, aquí encuentro una aproximación al soul, al funky. Hacia mitad cuándo el trío está solo ¿son armonías mas flamencas o son imaginaciones mías?
Yo no lo veo así. La armonía es muy abierta y diatónica. Los acordes están elegidos con mucho cuidado, como en todo el disco. Me detengo mucho en pensar en cada uno y le doy mil vueltas a la cabeza hasta que consigo encontrar lo que quiero. A veces acaban siendo algo complicados y, otras veces, lo más sencillo es lo más efectivo. La dificultad (y muchas veces la parte más divertida) está en tomar decisiones sobre qué es lo que va a funcionar mejor. «In these hallways» es un tema que compuse para mis compañeros, recordando los ratos que compartimos en los pasillos durante nuestra formación en Musikene.
Movement at the coral reef (volvemos al tema del mar) ¿es lo que más te sugiere a la hora de componer? ¿Cómo fue el trabajo con el quinteto a nivel de libertades a la hora de interpretar tus composiciones?
En “Movement at the coral reef”, y realmente en todo el disco, para mí era muy importante que hubiera espacio para que respiraran las melodías y el tema en general. Muchas veces, la tendencia natural que tenemos es a tocar todo el rato, a tocar demasiado, y la estética que buscaba era todo lo contrario. Quería que hubiera espacio para la interacción, manteniendo el canal de conversación entre nosotros siempre abierto. Hay bastante libertad en cuanto a cómo acompañar y en las improvisaciones, por lo que tenemos que estar siempre escuchando, atentos a lo que tocan los demás, y teniendo mucho cuidado en contenernos cuando eso es necesario para no romper la estética que buscábamos. Esto fue totalmente intencionado, para fomentar la comunicación y la escucha entre nosotros. Si los arreglos fueran más cerrados, sería más probable que cada uno se “metiera en su burbuja” y no escuchara tanto a los demás. Hay alguna pequeña pauta marcada en algunos puntos clave, por ejemplo zonas en las que rellena siempre el bajo, o siempre el piano, para que cada instrumento tenga su momento de resaltar en ciertos puntos en los que la música lo pide, pero esos momentos son escasos.
 The Peacocks, primera versión ¿que te impulsa a poner dos versiones en este tu primer álbum?
La música que compongo, en su mayoría, no suena a jazz tradicional, pero al final esas influencias están ahí. Todos hemos bebido de la tradición y creo que es importante reconocer de dónde viene esta música. Quería hacer un disco personal, pero que no perdiera de vista esas raíces. Por eso quise incluir dos versiones.
¿The Peacocks te permite que la guitarra recree la música de Jimmy Rowles al piano o las notas de Stan Getz al saxo?
La verdad es que la versión que más escuché no fue ni de piano ni de saxo, sino de voz: la de Jazzmeia Horn.
La otra versión es Naima de Coltrane, sin duda una de las mejores composiciones de la historia ¿Recuerdas cuándo escuchaste por primera vez a Coltrane?
Recuerdo que al principio no lo entendía del todo porque había escuchado muy poco jazz hasta ese momento. Coltrane suele hacer solos largos y a veces con mucha información y a un tempo alto. Algunos de sus temas pueden ser difíciles de escuchar al principio (conozco bastante gente que me ha expresado esto mismo). Sin embargo, tenía algo que me hizo seguir escuchándolo, hasta que me enamoré definitivamente de su música cuando descubrí el disco Giant Steps, y con los años me parece un músico espectacular, de mis favoritos. Tiene una energía tremenda.
La sección rítmica me ha hecho disfrutar y tu guitarra entra de una manera muy interesante.
Me parecía que la melodía de «Naima» funcionaba muy bien en siete por cuatro y a un tempo más alto. Y la armonía la modifiqué para darle otro carácter. Eso sí, manteniendo algunos de los acordes originales en determinados puntos clave.
¿Es el tema en que los músicos han tenido más libertad?
Puede ser. En ese tema tocamos cuatro en vez de cinco (no hay voz) y eso también da más libertad. Hay menos gente tocando, lo que suele implicar un arreglo menos cerrado.
Dive into the sea, tema que da título al disco y vuelta al buceo y al mar.
Es de las últimas que escribí. Es quizá el tema más parecido a un estándar de jazz del disco. Quería que fuera al grano. Una armonía sugerente, una melodía bonita e improvisaciones sobre los acordes que ya han sonado. Creo que el final de este tema funciona muy bien para cerrar el disco.
Al principio vuelve a sonar como Fresh start, pero hay un trabajo del bajo de Montull que mantiene la tensión hasta que resuelves tu con la guitarra.
Y aquí tú instrumento suena muy elegante. Se pasea muy a gusto con el piano y cuando entra la voz me parece que todo anda con soltura.Es una canción muy bonita.
¡Gracias! Aunque no se me parece a la primera. Quizás se parezca más a «Movement at the coral reef», por el compás y el fraseo.
A veces nos olvidamos en el jazz actual que Porter, Ellington y compañía escribian canciones bonitas que ahora son estandares.
Esa era una intención muy clara con el disco. Tengo muchos amigos que no escuchan demasiada música y quería que fuese algo muy melódico y agradable que gente como ellos pudiera disfrutar. Mi intención era llegar a ese tipo de público.
En la actualidad, creo que hay dos grupos muy diferentes en el jazz, al menos el que yo escucho, los músicos que se inclinan por la improvisación y el free y los que apostaís por las melodías.
Creo que la melodía es, en muchas ocasiones, lo más importante de un tema. También lo son el groove y la armonía, pero en general creo que como oyentes conectamos mucho con las melodías, y más si son cantadas. Al final, después de tantos años de estudiar música, tienes un conocimiento muy profundo y eres capaz de llegar a hacer cosas muy «frikis», pero en mi caso me gusta usar todo ese aprendizaje tan específico como base, para luego lograr algo que sea a la vez complejo y escuchable. Quizá no sea tan evidente al oír mis temas, pero todos esos conceptos están ahí, detrás de las melodías cantables y las armonías aparentemente sencillas. Las dos visiones del jazz que comentas son interesantes, pero cada una tiene su público. Hay músicos que prácticamente tocan solo para otros músicos, y me parece una pasada lo que hacen, pero yo quería ir por otro camino.
¿Bolos?
Tocamos el viernes 22 de julio en el Jazzaldia de Donosti, a las 22.15h en el espacio FNAC GUNEA, con este quinteto. Tocaremos los temas del disco. Al día siguiente por la mañana toco una amenización en el Mercado San Martín, también en Donosti, a dúo junto a mi compañera Mar Andino. Y esperemos que podamos ir a más sitios. El disco acaba de salir y estamos en plena promoción.
Bueno ¡eso son palabras mayores! Mucha suerte con el proyecto. + Info

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Eva Alcaide Quintet