VV.AA / AfroCubism

AfrocubismAfroCubism
“ AfroCubism”

World Circuit/ Nuevos Medios, 2010

Catorce años después de Buena Vista Social Club, el sueño que tenía Nick Gold, dueño del sello World Circuit, por fin se hace realidad. La idea original hace ya más de una década era propiciar un encuentro entre músicos de Santiago de Cuba y de Malí, pero cuestiones de visados, burocráticas y de intendencia impidieron que los músicos africanos llegaran a la isla, por lo que Gold, junto a Ry Cooder, se vieron obligados a cambiar de guión y parir aquel maravilloso álbum que fue Buena Vista Social Club.

Esta vez la cita era en los estudios Sonoland de Madrid, y sí han podido acudir al evento y grabar este disco, tanto el santiaguero Eliades Ochoa junto a su banda, como los malienses Toumani Diabaté, Bassekou Kouyaté o Kasse Mady Diabaté entre otros.

Eliades Ochoa  aporta voz y su ya famosa guitarra guajira al retomado proyecto, Toumani Diabaté vuelve a demostrar por qué se le ha nombrado el rey de la kora; al n’goni, Bassekou Kouyaté hace lo propio; el cantante Kasse Mady Diabaté también se apuntó al Afrocubism-pic2encuentro así como el guitarrista Djelimady Tounkara o Lassana Diabaté con el bala.
El disco es una combinación de temas instrumentales y vocales tanto africanos como cubanos, que capturan la esencia de la música guajira, afrocubana y maliense. Supone un excitante rompecabezas donde los sonidos de África se encuentran, o reencuentran según se mire, con los sonidos cubanos.

Canciones, instrumentación y solos van sucediéndose a lo largo de AfroCubism para contarnos como la música nació en África, viajó a Cuba donde creció y se desarrolló para luego regresar a países como Senegal o el Congo, con esa rumba jazz que tanto tiene de cubano, a la par que lo cubano tiene en origen de africano. N´gonis donde normalmente se esperan treses, protagonismo de balafones , solos de guitarra eléctrica que remiten al Sahara o voces de griots se entrecruzan poniendo de relieve como el blues, ya sea norteamericano o africano, el son cubano, la guajira y otros estilos propiamente africanos tienen en algún lugar de la evolución un ancestro común.

AfroCubism supone casi el cierre de un viaje de ida y vuelta. Aquel que por la fuerza comenzó con la esclavitud, llevando al continente americano toda una serie de elementos culturales que una vez allí, generó en ritmos nuevos que parten de los propios. Myspace. Relacionados.// Bruno Freire León