Pepe Habichuela

PepeHabichuela
Pepe Habichuela
El Dorado SFB, Barcelona 27 de septiembre de 2012

Empezaba la temporada de otoño en la sociedad flamenca El Dorado y el público, numeroso, tenía ganas de reencontrase después del verano. Por un momento imagínate un concierto como si se tratase de una tertulia entre amigos a la hora del café. El que la tertulia resulte más o menos amena dependerá en gran parte de los músicos. Empezó la noche con un monólogo de Pepe Habichuela, el granaino está acostumbrado a hacer tertulia con gente de muy diversas procedencias, valgan como ejemplo el contrabajo de Dave Holland o la música de los Bollywood strings, pero también disfruta con la guitarra como instrumento único para descubrir emociones, y así empezó la noche, con un Pepe Habichuela en su faceta concertista. En el segundo tema, la guitarra de Habichuela ya empezaba a tener dos sonidos, era como si se preguntase cosas y ella mismo se respondiese. A continuación presentó a Juan Carmona (hijo) al cajón, hicieron unas alegrías pero el cajón no consigue la chispa necesaria y el dialogo no acaba de producirse. Con el cante de Tamara Escudero aparece el riesgo, pero tampoco es la caña un palo fácil para conversar, esta mujer tiene una voz que presagió más de lo que ofreció, ¿o es que el sonido de ambos no estaba haciendo justicia? Al entonar esos “moritos a caballo que conquistaron la casita santa”, el cante libre vuelve a dificultar el diálogo. El maestro presenta a Josemi Carmona y empieza a centrarse la conversación, dos generaciones de una misma familia, todavía se adivina la mirada del que aprende pero serenada por los años. En el momento en que una sola generación ocupa el escenario, empieza la conversación fluida, un invitado, El Cantimplora a la segunda guitarra se entiende perfectamente con Josemi y salta la chispa. Al volver Pepe Habichuela al escenario coge perfectamente la sintonía (faltaría más) a partir de aquí todo va rodado, Ramón el Portugués que estaba sentado a mi lado decide que hasta el público tiene cabida en el escenario, El Piraña también se apunta al cajón, todo es posible, como era de esperar para dicha fusión lo mejor es terminar con una fiesta por bulerías. + info | Candido Querol