Los Fumeros

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Los Fumeros

55 Voll Damm Festival Jazz de Barcelona. Luz de Gas, 23 del 11 del 2023

En mi infancia recuerdo que los pequeños circos que viajaban de pueblo en pueblo siempre traían una familia de contorsionistas que solían anunciarse con el apellido familiar. Me resulta muy curioso como Horacio Fumero (compositor y contrabajista) y su hija Lucia Fumero (compositora y pianista) han escogido este nombre Los Fumero y en la portada de su maravilloso disco (vinilo y cd) Los Fumeros, Sedd Music, 2023 tienen una fotografía preciosa en que el padre lanza al aire a la pequeña Lucía ¿Casualidades?
Aunque ya llevan tiempo girando con este proyecto, la presentación oficial era en Luz de Gas dentro del 55 Voll Damm Festival Jazz de Barcelona. Como era de esperar la sala de la calle Muntaner se llenó de músicos, amigos de Los Fumeros y público en general. Horacio Fumero ha sido escogido como Retrat d’Artista para el festival de este año, se lo merece.  
Si te perdiste el concierto siempre puedes recurrir al vinilo o CD que han grabado con Seed Music y que recoge la mayoría de los temas que pudimos escuchar en Luz de Gas.
Al coincidir el apellido, me permitiré por una vez, referirme a los músicos por el nombre. Empezaron con Camino un tema de Lucia  (le gusta sin acento) que bebe directamente del folclore de Sud América. Lucia canta con esa voz aguda que usa al igual que hacía Bola de Nieve, para conseguir una unidad con el piano. Horacio de momento se dedica a acompañarla sin más pretensiones. Siguen con Torcacita de aquel maravilloso disco de Horacio que fue Pájaros. El contrabajo fantasea, el piano es ahora quién queda atrás, es un tema que seguramente Horacio lo puede hacer solo al contrabajo. Pero padre e hija juntos lo elevan al cielo. Aprovechó Lucia para nombrar los dos temas que habían tocado y anunciar el siguiente, Milonga Gris, del pianista Carlos Aguirre. Si conoces la música del compositor de entre ríos ya sabes que le gusta el riesgo y Lucia aprovecha para hacer una especie de tarareo en esta libertad que le da El Negro Aguirre. Casi sin darnos tiempo  a terminar de aplaudir ya estamos en Cuba, con ese Capullito de Alhelí. Recuerdo que Lucia me comentó en una entrevista que le gustaba mucho la música cubana y aquí ese aire de Rubén González queda reflejado (con más libertad) En cuanto a Horacio, con esa pulsación suya te lleva a la isla del Son y arranca sonrisas por doquier.
Ahora es el padre quién toma la palabra (visiblemente emocionado) para anunciar una suite andina de tres movimientos.
Padre e hija en perfecta fusión nos llevaron de viaje a una música, a veces festiva, otras veces melancólica pero siempre bella. Lucia volvió a usar la voz para acercarse mejor al sentimiento que desprende la composición y Horacio usando el contrabajo como madera para percutir realiza el cambio de tercio en la suite. Se van ahora a Venezuela para hacer un tema muy divertido que se llama El diablo suelto (Heraclio Fernández) Lucia se lanza en una canción difícil y muy rápida. Volvieron a Pájaros de Horacio, ahora con Tordo músico. De nuevo mucho espacio para el contrabajo, mientras Horacio pulsa sin prisa notas potentes y seductoras en su instrumento, Lucia corre teclado arriba y abajo como vuelos de ese tordo tonto amante de las uvas y de los atardeceres rojos.  Y llegaba una versión que no está en el disco, Alma mía de Bola de Nieve, una canción preciosa ideal para piano, voz y contrabajo. El público ya aplaudía, silbaba y disfrutaba de lo lindo. Coge el arco Horacio y sin prisas va entrando en  terrenos brasileños, Para dizer adeus de Edu Lobo, del que según Horacio todo es oro. Un tema que presentaron, improvisaron y volvieron a recoger desde el respeto por el maestro de Rio de Janeiro. Siguió solo Horacio con Tonada de viejo amor que dedicó a un par de mendocinas que se hallaban en la sala. Se lució el maestro en su dominio del instrumento, saltando con pericia de los graves a los agudos y con arrastres deliciosos. Entra de golpe Lucia y arrancan con una chacarera,  la coordinación entre padre e hija es envidiable. Vuelven a gozar de libertad interpretativa, podemos hablar de jazz, para eso estamos en el festival, pero sin olvidar nunca el folclore. Tocó Lucia un tema suyo, Rita, dedicado a su sobrina, que ya estaba incluido en su álbum Universo Normal Seed Music, 2020.
Horacio desde debajo de un enrome sombrero la miraba/admiraba. Al final se unía a su música, para pasar sin pausas a otro tema cubano, Los aretes que le faltan a la luna (Vicentico Valdés) otro viaje emocional con mucho espacio para desarrollos de piano y contrabajo.  Sin avisar se metieron en una improvisación sobre un tema de Horacio, Carancho. De aquel fabuloso álbum de Horacio Fumero Caminhos Cruzados, Karonte, 2008. Y para el imprescindible bis, un tema que no conocía y que no está en el disco, de nuevo folclore y jazz cogiditos de la mano, sin tropiezos.  + info | relacionados |Fotos: Lili Bonmatí

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Los Fumeros