Ethan Iverson Trío

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Ethan Iverson Trío

L’Auditori 6 del 2 del 2024

Tanto público en la sala 2 del l’Auditori, solo se explica por el hecho de que el compositor y pianista Ethan Iverson (Wisconsin, 1973) formó parte (por no decir lideró) el famoso grupo The Bad Plus. El trío americano, tenía bastantes más seguidores de lo habitual en un trío de jazz. Pero para poder entender lo que pudimos disfrutar en este concierto, olvídate de The Bad Plus y te invito a viajar hasta 2013 y escuchar Tootie’s Tempo, Sunnyside, 2013. Un disco a trío dónde nuestro hombre se unía al baterista Albert «Tootie» Heath (hermano pequeño de los legendarios, Jimmy y Percy Heath) que en aquel tiempo tenía 78 añitos y el contrabajista Ben Street. Once versiones (alguna la recuperó para esta noche) en que el piano de Iverson, transmite, esa amabilidad con que trata las composiciones y ese gusto exquisito en la elección de los temas.
Para esta gira, Iverson ha sabido encontrar dos músicos que fueron esenciales. Ambos se ganaron el público desde las primeras notas, en la batería Kush Abadey, el de Chicago con 16 años ya tocaba en el cuarteto de Wallace Roney, se trasladó a Nueva York en 2012 y no deja de girar con grandes nombres del jazz del siglo XXI, quizás tuviste la suerte de escucharlo en el cuarteto de la saxofonista Melissa Aldana. En el contrabajo, el californiano Thomas Morgan, seguro que lo recuerdas por sus dúos con Bill Frisell. Un músico esencial en la escena del free jazz actual.  
Iverson grabó su último álbum, Technically Acceptable, Blue Note, 2022 con dos tríos diferentes, el que he comentado que le acompañó en l’Auditori y otro formado por Simón Willson y Vinnie Sperrazza. Supongo que a la hora de girar esto facilita la disponibilidad.
Empezaron la noche con It’s fine to decline, tema de este álbum que comentaba, pero con una entrada mucho más larga de piano, y dónde el contrabajo ya tuvo ocasión de irse por las ramas. Respetando ese swing tan marcado, pero dejando que Morgan y Abadey camparan a sus anchas. Solo de Morgan, acompañamiento chispeante, pero discreto de Abadey y mirada del líder como diciendo, ¡qué buenos son estos tipos!
Pero enseguida se cansaría el trío de seguir el dictado del disco y prefirieron dedicarse a los estándares. Song of my father (Horace Silver), mientras el piano vacilón nos muestra la melodía conocida (con esos ecos orientales tan originales) la sección rítmica se dedica a aportar detalles que permiten otras lecturas. Siguen con Laura (David Raksin) esa maravilla que Otto Preminger inmortalizó en su homónima película. Si en el tema de Silver, Abadey pudo acordarse de la manera en que la había tocado Art Blakey, en Laura, Iverson supo darle desde el principio ese aire de cine noir que tan bien le sentó. Para mí, sin duda fue uno de los momentos más mágicos de la noche. Mientras disfrutaba de una composición que me gusta mucho, veía trabajar a tres músicos que improvisaban (Morgan con el arco en el contrabajo), sin dañar, en absoluto, a la joya en cuestión.
Vuelven al disco con Who are you, Really? Arranca Abadey con un solo en diferentes fases. Gran solo también de Morgan. Ambos músicos están teniendo esta noche la misma importancia que Iverson, en los aplausos finales, queda constancia.
Siguieron con estándares, The son gis youInfant Eyes (Shorter), un tema de Waldrom. En fin una noche de las que el público disfruta mucho. Yo apuntaría tres motivos fundamentales: un sonido muy cuidado, unas composiciones de lujo y sobre todo unos músicos que conocen muy bien su trabajo (que no es solo interpretar, sino elaborar a partir del conocimiento) + info | relacionados | Fotos: May Zircus

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Ethan Iverson Trío