Blanca Altable

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Blanca Altable

“Las formas del agua”, Microscopi (2023)

Blanca Altable (Burgos, 1984) es una violinista popular de la escena actual que trae al presente la música de raíz. La mirada de Altable está teñida del repertorio de dulzaina de su abuelo, Simón Altable que, adaptado a violín, ha conseguido traerlo a lo que sería hoy en día el postfolk juntamente con la mirada actual y deconstruida. La artista ha viajado con su violín a cuestas por varios países  y eso se nota en sus paisajes sonoros que se desarrollan desde lo más íntimo a lo más universal. Blanca Altable ha girado con varios proyectos musicales con Chuchi Alcuadrado, Cira Qu y el dúo de violines CastellAnas y con su primera producción como solista en “Somos Polvo” (2021).
En este segundo álbum, “Las formas del agua” Microscopi, 2023, Blanca Altable aporta violín y voz y se atreve con melodías que se van superponiendo gracias al loop station. La percusión en este disco también tiene gran protagonismo y sobre todo en canciones como en My Lion, Mamma Lion o Inbocacción, los ritmos tribales adquieren una importancia continua. Dicho por la misma autora e intérprete, todo el álbum recorre la idea que por el mismo título lleva “Las formas del agua”, un concepto semántico y sonoro que va tejiendo cada una de las composiciones, con este hilo conductor que pasa del estado líquido, al gaseoso para terminar en el sólido. “El agua ha sido mi musa en este disco”, dicho por la autora, y esto se traduce a través de sonidos y de las mismas letras.
El álbum empieza con sonidos de agua al caer, pequeñas gotas que evolucionan con las voces femeninas, una oda a la “mamá león” que ama el agua, un tema que inspira fuerza y sensibilidad, con letras en inglés (al igual que la mayoría de las canciones del álbum). El siguiente tema cambia radicalmente el concepto sonoro anterior, deja lo onírico para dar paso a una base de violín con un riff que nos acompañará toda la canción prácticamente. Todo ello para acolchar las barras de Alex Hache, una de las dos colaboraciones del álbum. En el disco hay varios temas en los que las voces actúan como un instrumento más y se aprecia la magia de la agudeza de la voz de la artista. Inbocacción, en colaboración con Menhir, es una pieza que tiene la capacidad de transportarnos a las montañas irlandesas o escocesas, un cántico a algo sagrado, quizás. El videoclip del tema utiliza con libertad las formas curvilíneas, al detalle y el movimiento libre y expresivo. Los temas siguientes se siguen desarrollando desde la base de la música de raíz que ofrece el violín a manos de Altable, y a la que le acompaña la percusión, los teclados, el bajo y algunos efectos sonoros. Especial mención para Niño del invierno -el colapso de un iceberg-, tema dedicado al hijo de la autora y un guiño a las dificultades de la maternidad. Con todo ello, la música de la burgalesa tiene algo familiar, como si ya la hubiéramos escuchado antes. Su arte viene de las músicas de raíz, de antaño, pero también de aquellas melodías sólidas y que han perdurado a lo largo de los tiempos, aunque la sonoridad es actual y sin remordimientos. Su obra parte de lo tradicional, de aquella tradición oral donde las gentes, nuestros antepasados, se juntaban al final de la jornada para compartirse y pasar un buen rato, intentando no pensar en el frío invierno. Estas melodías de Altable tienen la condición de llevarte por un rato a esos tiempos, aunque no los hayamos vivido. +Info | Relacionados 

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Blanca Altable