Alba Careta y Henrio

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Alba Careta y Henrio
Auditori, Barnasants, 21 de febrero 2024
Trompeta, voces, guitarras, carrillón, sintetizador analógico, puertas batiendo, sonidos de bostezos y largos shhhh. Estos han sido los ingredientes utilizados para dar vida directa al álbum “Udolç” (Segell Microscopi/Bankrobber, 2023) de Alba Careta y Henrio, en el marco del proyecto Càntut. Cançons de tradició oral. El álbum es un proyecto que nace de la investigación hecha por alumnado de Cassà de la Selva, en la cual se recogieron más de un centenar de canciones de cuna de las diferentes culturas presentes en el municipio. Este trabajo ha servido a los músicos como hilo conductor para su proyecto conjunto debut.
En el evento de presentación del álbum -dentro del marco del Barnasants– los músicos estuvieron acompañados por Santi Careta a la guitarra y en ocasiones por el poeta Enric Casasses. La puesta en escena, la ambientación musical, los sonidos de bostezos y las respiraciones ayudaban a crear un ambiente onírico, aunque los músicos nos advertían de que, al contrario de lo que pudiera parecer, no nos íbamos a dormir. Y así fue. Desde el principio del evento, las voces de Henrio y Alba Careta empastaron perfectamente, dulces y suaves. La guitarra, a veces eléctrica, a veces española, los acompañó de maravilla en cada tema, donde el protagonismo se lo llevaron, sin duda, las melodías de cuna y las letras. Unas letras apelaban a menudo a figuras católicas, al mundo de los sueños, a la tranquilidad de quien le canta a un recién nacido.
Durante el espectáculo, la trompeta de Alba Careta emite unos sonidos que parecen un llanto o una enrabiada de un recién nacido. Estos sollozos empiezan a calmarse con el inicio del siguiente tema. Seguido de este momento, llega una de las canciones más duras del álbum, “El fill de la mare”, que habla del contexto social del siglo pasado, los padres ausentes, las madres que no pueden cuidar a sus bebés y los sentimientos de estos niños cuando son ya mayores. En la última parte del concierto, aparece la guitarra eléctrica y los sintetizadores para darle más intensidad a los temas y para que, por si había alguien dormitando, se acabara de despertar. Es curioso como, aun siendo nanas, se han podido transitar emociones como la tristeza, la alegría, la ternura, la rabia o la desesperanza. Con todos los temas elegidos, Alba Careta y Henrio han querido hacer una oda a las canciones de cuna del pasado, pero que también son del presente, tal y como cuentan los artistas: “una canción no desaparece si es que alguien la canta”. Los músicos se despiden con un nunca mejor dicho “Bona nit”. + info | relacionado | relacionado | Fotos: Silvia Poch i Cantut

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Alba Careta y Henrio