La revista Interfolk se despide

Interfolk
Reproducimos el comunicado que se puede leer en su página www.interfolk.net

Despedida con las puertas abiertas
Bueno, amigos. Tras quince años de andadura ininterrumpida, por supuesto accidentada, y durante muchos años emocionante y embriagadora, casi todo aquello que nos animaba a trabajar en una edición siguiente ahora parece indicarnos que ha llegado el momento de poner un punto, si no final, sí aparte, a la trayectoria de Interfolk.

Ya no lucharemos contra más molinos que al final resultaron ser gigantes. Además de la crisis general que tanto afecta, sufrimos la del sector editorial y de las revistas en papel, la de la música y la propia del folk que ha tenido carácter histórico, pues desde nuestras primeras ediciones siempre hemos oído eso de que “el folk está en crisis”, aunque estuviera atravesando sus mejores momentos de las últimas décadas. Menos mal que estuvimos allí para verlo y contarlo.

¡Y lo que hemos aprendido en este tiempo! Nuestras estanterías rebosan discos jugosos como frutas maduras que constantemente nos llaman pidiendo una reescucha sosegada (o que les quitemos el plástico de una vez), sin la premura de escribir un comentario para la edición de turno y con los sentidos del placer más abiertos ahora que los analíticos (y críticos, que de esos hemos andado sobrados). A lo mejor descubrimos que algunos discos estarían mejor con el plástico puesto como hasta ahora, pero en la gran mayoría podremos descubrir todo aquello que la obligación o la bisoñez no nos dejó apreciar en su momento.

Nuestras disculpas a todos aquellos que se hayan sentido molestos, dañados u ofendidos por nuestros comentarios. Que sepan que si pudiésemos echar el tiempo atrás y tuviésemos que volver a escribir sobre su música, prácticamente seguro que volveríamos a decir lo mismo. Asi que mejor que esto no ocurra. Apenas nos arrepentimos de nada de lo que hemos dicho o escrito. Y seguimos creyendo que la mejor forma de crecer como músicos y artistas es una buena crítica, sea ésta positiva o negativa. Aquellos sobre los que hemos guardado silencio pueden pensar en despistes u olvidos, pero seguramente en su momento fue mejor callar que decir lo que pensábamos.

Un recuerdo igualmente para aquellos que están en este mundillo sólo para ver qué pueden sacar del mismo, que dieron la callada cuando de mojarse se trataba, que no se cansan de pedir público para su música pero que no se molestan en escuchar lo que hace el de al lado. De esto hay mucho y creo que nos queda por aprender, aunque el tiempo acaba siendo un juez implacable.

Muchas gracias a todos los grandes músicos que han compartido su tiempo, su arte y su sabiduría con nosotros. Nos habéis enseñado mucho y esperamos que, a través de Interfolk, a nuestros lectores también. Y a los que esteis empezando, tened paciencia, sed humildes y no dejéis de aprender, para lo cual no hace falta ir a muchas universidades (que también); basta con sumar al trabajo que exige la música, la curiosidad y la inteligencia para apreciar lo que ofrece quien lleva más años sobre la tablas. Nada surge de casualidad y ya se han avanzado muchos caminos, por lo que no esperéis sorprender o siquiera interesar si no sabéis qué es lo que se ha hecho anteriormente.

¿Y qué va a ser de Interfolk? Sinceramente, no lo sabemos. Llevamos meses buscando alternativas e imaginando infinitas posibilidades que, a día de hoy, no hemos sabido o no hemos podido materializar.

Los que estamos detrás llevamos meses acumulando más despedidas que llegadas entre el ya veterano grupo que hizo posible esta revista y necesitamos un descanso, pues empezamos de jóvenes con todo esto y hemos envejecido en el camino. Nos reservamos la cabecera de la revista y nuestra web como medio de comunicación con los lectores. Seguiremos pululando por este mundillo, escondidos detrás de diversos proyectos como siempre hemos estado, y a la espera de que de nuevo se den las circunstancias para volver a esta aventura, cosa que no descartamos en absoluto.

Pero siempre amando a estas músicas que tanto nos han dado.

Ángel Goyanes
Director de la revista Interfolk