Vicente Redondo «Peca»

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Vicente Redondo "Peca"

De dónde vengo, Karonte, 2024

Hace cuatro años escribía la crónica del primer trabajo de Pecas, Tu mismo, Karonte, 2020. Ahora aparece este De dónde vengo, Karonte, 2024. Me ha parecido muy interesante el giro que ha dado este cantaor onubense. Intentaré describir mis percepciones antes de entrar a comentar las canciones.
En primer lugar, De dónde vengo, no es una pregunta, no lleva interrogante, es toda una declaración de principios, un homenaje a sus orígenes. Nació Vicente Redondo en uno de los barrios más poblados de Huelva, Santa Lucía.
La segunda observación es el nombre, mientras el primer disco venía como «Pecas» es este segundo aparece orgulloso su nombre y apellido, Vicente Redondo «Peca» clara alusión al riesgo asumido por el artista. Además, en este segundo trabajo, de los nueve temas, en cuatro de ellos pone música y letras ¡sorprendente! Y por último, mientras en el primero, supongo que bien aconsejado, se acompañaba de cantaores de primera línea, que aseguraban la atención de la crítica y público, nada menos que: Carmen Linares y Arcángel. En este segundo trabajo decide, muy acertadamente, ser el único cantaor. Mi más sincera enhorabuena por todas estas decisiones.
Empieza el disco con unos tangos suyos, Al amanecer, con la guitarra de Manuel de la Luz y acompañamiento de coros y percusión, letra fácil y melodía pegadiza, todavía estamos cerca de su primer disco. El sonido es muy limpio, y ese gusto del cantaor por las letras románticas queda patente. Sigue con una copla por bulerías, Eres como la «monea» sigue con el mismo grupo y la voz de «Peca» disfruta de acercarse a la copla por bulerías. No siempre es fácil acercase con sensibilidad.
Ahora mismo, tenemos cantaores que están investigando y otros como este hombre, que se limita a cantar como lo siente, sin buscar innovaciones. Le gusta lo que hace y aunque su voz no es privilegiada (pocas lo son) está cargada de sentimiento y honradez.
Sigue con una rumba, Tú eres la flor, ahora añade un bajo, el de Manolo Nieto. Y se va a esos aires de nuevo cercanos a la copla, con momentos de subir la voz con esa seguridad que le honra.
Ahora aparece por sorpresa un piano que huele a alegrías, Manuel Nieto Ramírez, con los coros de Olivia Molina y Los Mellis, La voz de «Peca» nos traen estas marineras alegrías, No veo la hora, con letra de Jesús de Fariña (poeta, torero) todo un personaje onubense que no conocía. Dice el estribillo. «No lleva nombre mi barquilla, solo tus iniciales «pinta» en su quilla con letras que nadie ve desde la otra orilla. Para que luego digan que ya no hay letras nuevas en el flamenco.  
En el siguiente tema, Me gusta ser diferente, la música la firman Pecas y Manuel de la Luz (guitarra) y en la letra ellos y de nuevo Jesús de Fariña, otra letra sin desperdicio. Me dicen que soy un loco, porque vivo a mi manera, me gusta vivir la noche, con la luna y las estrellas.
Y llega una segunda parte del disco, con mucho riesgo, en la que el cantor, se queda solo con la guitarra y entre en un flamenco más comprometido. Primero con unas letras, que hablan directamente de su infancia, Vengo de la marisma huelvana, tuve el arte de nacer, en la choza de una gitana a orillas del río Odiel. Su madre Lela, que tanto protagonismo tenía en el primer disco, deja ahora espacio al barrio. La guitarra ahora es de Paco Cruzado y Los Mellis siguen en jaleos y coros. Ambiente de venta total. En un principio arranca sin guitarra, solo acompañado por los nudillos. 

Y llega el punto máximo del disco, De dónde vengo y se atreve nada menos que por toná y seguidilla, quién lo hubiese dicho en el primer disco. Y esa entrada de toná, no creo que la haya aprendido ahora, me da la sensación que la lleva en su alma desde hace muchos años. Quizás no se atrevía a sacarla en público. En la guitarra Manuel de la Luz de nuevo. 
Y sigue subiendo la intensidad, ahora por tarantos, con la guitarra de Francis Gómez Cruzado. Un recuerdo al Muela (Antonio Castillo Melero) toda la tragedia de la taranta en una voz templada que ya urge escuchar en directo. Y para cerrar, seguimos con el mismo riesgo, Mi recuerdo al Brujo, una soleá con lucimiento de la guitarra elegante de Gómez Cruzado. Y una entrada con buen temple y sin prisa de Vicente Redondo, seguro ya de sus condiciones y arriesgando en un disco que merece ser escuchado en cualquier sitio que se valore el flamenco de siempre.   + info | relacionados

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Vicente Redondo "Peca"