Mayra Andrade

mayra-andrade.jpg Festival de Músiques del Món
Mayra Andrade
L’Auditori. Barcelona
3 de Octubre de 2009

La sala Oriol Martorell del Auditori de Barcelona estaba llena cuando, pocos minutos después de las nueve y media Mayra Andrade salió al escenario acompañada de cinco músicos. Con batería, percusión, bajo eléctrico, y un surtido de guitarras, la cantante de Cabo Verde inició de inmediato un recital que resultó directo, constante, sin apenas interrupciones entre canción y canción, con pocas palabras y mucha música. La escusa era la presentación de su nuevo trabajo, Stória, stória… (RCA Victor / Sony Music 2009) que repasó casi completamente.
La joven cantante, con voz madura, firme, y con una rasgadura apenas perceptible que bordaba su sonido personal, desgranó los diferentes ritmos propios del archipiélago africano, como la morna, la coladeira o la bandeira, recordándonos el sonido que tan bien ha exportado la gran Cesária Évora. Pero la personalidad musical de Andrade no se acaba en Cabo Verde. Nacida en Cuba y residente en numerosos países durante su adolescencia, tales como Senegal, Angola o Alemania, la cantante volcó en sus temas las distintas tradiciones musicales de las que ha ido bebiendo a lo largo de su vida. Por eso, el concierto estuvo lleno de guiños de las músicas africanas tradicionales al jazz, con improvisaciones vocales incluidas.
El público se mostró encantado, pero algo frío. Parecía como si la conexión entre escenario y platea no acabase de funcionar. Mayra Andrade probó en más de una ocasión de animar la velada con palmas, pidiendo la participación con coros y hasta pinchando al público comparándolo con el de París del día anterior, pero a pesar de la participación inicial, todos los intentos morían rápidamente en cuanto dejaban de ser inducidos desde el escenario. Pero, a la vez, la sala acabó en pie al finalizar el concierto. Así que lo dicho, quizás faltó algo de comunicación, pero la música suplió eso y aportó mucho más. www.mayra-andrade.com // Rita Villà