Clara Peya

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Clara Peya
Teatre Joventut de l’Hospitalet, Barnasants, 17 de marzo
Delicadeza y fuerza. Es lo que nos ofreció Clara Peya en su último show dentro del Barnasants y en el marco de su gira “Corsé”, de su último álbum homónimo.
Clara Peya nos habla en Corsé (2023, Vida Records) de todas aquellas ataduras que se pueden sentir a lo largo de la vida, el dolor, el sufrimiento mental y físico. Pero también de la libertad y la seguridad, el otro lado de la polaridad. Entre tanto, la pianista nos comunica que ella lleva un corsé que, aunque ahora se lo quita por comodidad, no le hace falta “ya lo llevo puesto siempre”. También habla de la perfección y como esta también es un corsé y algo inamovible. La parálisis por el análisis. La imperfección, en cambio, es fluida y cambiable, nos comenta.
Para este concierto, a Clara Peya la han acompañado las voces de Aina Zanoguera y Carmen Aciar. Y en la instrumental se encuentra ella al piano en la totalidad del evento y a los músicos Adri González (teclados, producción y electrónica) y Didak Fernàndez (percusión y electrónica).
En el concierto, Clara Peya y sus músicos hicieron un recorrido por todos aquellos temas del álbum Corsé. Empezaron por cerebralmente, con su letra que es un preludio de la intensidad lírica que escucharemos a continuación (“pienso en dejar de pensar, cárcel de vapor y gas”), la delicada “Hija del silencio”, “Les flors”, interpretada por Marina Herlop en el álbum. Siguieron con todas las canciones del álbum, que en este son cantadas por una diversidad y abanico amplio de artistas como Maren, Leo Rizzi, Albert Pla, Salvador Sobral o Pol Batlle, entre muchos otros, en total, trece artistas. Entre los temas del álbum, también hubo tiempo para “Mujer frontera”, tema que hizo Clara Peya y a la que la actriz Alba Flores y la cantante Ana Tijoux pusieron voz.
Es difícil conseguir en los temas una letra tan excelente con una musicalidad tan lograda, y, sin duda, Clara Peya lo consigue. En este álbum la electrónica, la percusión y la producción son también protagonistas, aparte del piano. Elementos que, combinados, dan fuerza y a la vez delicadeza a las composiciones. La parte lumínica también consigue ambientar los temas desde algo muy íntimo hasta acompañar la rabia y la tensión de “Alta traïció”, por ejemplo.
Para acabar, comentar que el concierto empezó con una mención de Clara Peya a la situación de genocidio en Gaza, es decir, hablando de muerte. Y termina con la que en el disco es la canción a la que Silvia Pérez Cruz pone voz: “si dormir es lo opuesto a vivir, yo dormiría toda una vida”, duras palabras para hablar del suicidio, porque, la verdad es que hay que hablar del suicidio para poder prevenirlo. Pero poder hablarlo bien, desde el respeto y el cuidado. Y esto Clara Peya lo sabe. Nos comenta durante el concierto que ella también sufre y ha tenido sufrimiento emocional y mental. +info | relacionados | Fotos

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Clara Peya