Bigott

Bigott
Bigott
“The orinal soundtrack” Grabaciones en el mar, 2011

Aun que no suelo escribir sobre pop, a veces ocurre que uno escucha tipos curiosos como este Borja Laudo y no puede evitar el pensar que también la gente que sigue nuestro portal debe conocer músicos de otras tendencias que tienen mucho que decir. El sello Grabaciones en el mar, supongo que sigue por ahí Sergio Algora, músico y poeta al que respeto profundamente, siempre ha intentado ofrecer música original Bigott-picque aun que de planteamientos pop, no necesita seguir las modas a la hora de editar nuevos trabajos. Para quien no conozca al personaje en cuestión, decir que se trata de un joven zaragozano, que desde hace un tiempo está llamando la atención no solo en su tierra, sino en cualquier ambiente en que se aprecien las canciones que tienen fuerza por ellas solas, sin necesidad de pertenecer a ninguna corriente establecida. Este es su quinto trabajo, vuelve a contar con Paco Loco como productor y miembro fijo de la banda y sus incondicionales Muni Camón a los teclados, los hermanos Perles, Pedro a la batería, y Esteban a las guitarras y su inseparable Clara Carnicer al bajo. Con su voz grave, llámame antiguo, pero a mí en este disco me recuerda cantidad a Julian Cope, quizás por la libertad que destila por cada poro de su piel. Esos ritmos juguetones que no sabes si se está riendo de Abba (Vaporcito), o se acuerda de su etapa escolar Flying Zirkus, con esa repetición que se te mete en la cabeza pero sabes que no puede ser de otra manera. La frescura de God is gay, el viaje a esa pista de baile de los 70 cargadita de luces que nos muestra Cannibal Dinner, son claro ejemplo de la diversidad de ambientes que puede crear este hombre y su banda. Turkey moon de momento es una de mis preferidas, una sencilla línea de piano, unas percusiones que si te pillan inspirado te permiten seguir el tema paseando por tu ciudad una guitarra y una voz que sabe entrar y salir del tema para dejarlo crecer en cada escucha. Otra que se te clava y te hace participar en sus coros es Le petit martien, con un estribillo que no te abandona. En Bar Bacharach vuelve a homenajear al líder de aquellos Niño Gusano que quizás no recuerdes, pero te juro que existieron. En fin, un tipo a descubrir y si ya lo conocías, un disco para seguirle la pista.www.bigott.es  // Candido Querol

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Bigott