Wayne Shorter Quartet

wayne-shorter.jpg Wayne Shorter Quartet
Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona.
Auditori de Barcelona

28 de octubre del 2009

Arrancó el festival de jazz con unas palabras de su director Tito Ramoneda, recordando otro festival, también en Barcelona, en que Miles Davis había huido dejando a su formación delante de un público que ansiaba escuchar al trompetista, parece ser que Shorter se hizo cargo del asunto y apoyado por Carter, Hanckock y Williams realizaron un concierto memorable. Cualquiera que tenga conocimientos de jazz, sabe que si hay un compositor respetado unánimemente ese es Shorter, y parece ser que esto es como andar en bicicleta (dicen que no se olvida). Nuestro hombre tiene 75 años, y por supuesto se le debe hacer difícil aguantar un concierto largo, de ahí sus apoyos físicos en el piano, pero mentalmente, la manera en que piensa y desarrolla su música, no tiene edad, respecto a los músicos, nada que envidiar a ninguna formación, maravillosos. Así es como lo viví. Introducción free, hasta que a los 10 o 12′ Danilo Pérez empieza a llevar el ritmo a terrenos latinos, todo el cuarteto secunda el ritmo vertiginoso del pianista entrando en un frenesí contagioso, Shorter soplando el tenor como si tuviese 30 años, Patitucci da el cambio con su contrabajo y Shorter aprovecha para coger el soprano, le pide a Danilo Pérez que baje el ritmo pero después de probar el sonido, no le acaba de convencer y vuelve al tenor, actividad frenética de Brian Blade a la batería que enseguida secunda Danilo (muy atento toda la noche) acaba el primer tema y me doy cuenta que han pasado mas de 30 minutos. Patitucci y  Blade empiezan un dúo simpático, Danilo que está genial enseguida entra en el juego, por fin el maestro se siente cómodo con el soprano y sus tonos agudos, ante esas insinuaciones cada vez más agudas, Blade vuelve a entrar en éxtasis, el público lo jalea (genial), un par de temas cortos y se van, ¿Cómo que se van? Vuelven a saludar y al final deciden hacer un bis, Danilo marca el ritmo, Patitucci juega con el arco y Shorter con el soprano se apunta al latín jazz, Danilo empieza a jugar con las tripas del piano, todos atentos a las insinuaciones de Shorter, la máquina del jazz vuelve a demostrar que los grandes músicos no tienen edad, ni estilo, free, latin, bop, depende de lo que apetezca, así lo viví, así te lo cuento. Relacionados // Candido Querol