El Michels Affair

walk-on-by
El Michels Affair
“Walk on by – A tribute to Black Moses” Truth & Soul, 2010

Si el gran Curtis Mayfield firmó para el celuloide la banda sonora de Super Fly, un año antes le tomaba la delantera su colega Isaac Hayes con Shaft. Ambas son películas del género blaxploitation (polis y negros malotes, crimen organizado, ghettos raciales, melenas afro y pantalones de pata de elefante), muy popular en la década de los setenta. En este tipo de films los géneros musicales recurrentes (al igual que en las cintas de porno de la década posterior, la de los ochentas) eran la música funk y el soul, estilos que dotaban de dinamismo y vertiginosidad a secuencias cargadas de intriga y acción. En Walk on by se rinde tributo a la cinta de Gordon Parks, en la que un detective guaperas se embarca en la ardua misión de dar con los huesos de la desaparecida hija de un capo a base de mamporros y todos los argumentos convincentes que se tercien. Es la banda neoyorquina El Michels Affair, conocida por participar con raperos como Raekwon o Wu Tang Clan, la que orquesta este logrado homenaje. De los siete temas que conforman el rítmico EP solo dos tenían presencia en la banda sonora original (Shaft y Bumpy´s Lament). La nutrida orquesta de doce músicos en los que juega un papel preponderante su líder Leon Michaels (multi-instrumentista que se pone ante el bajo, guitarra, teclados y saxofón) delata una puntería y un saber hacer similar al de los artistas de sellos tan reputados como Daptone Records, T.K. Disco o Salsoul. Es decir, respeto a las raíces y magisterio en la ejecución. La relectura del tema central de Shaft se atiene fielmente a los postulados de la versión original. La seducción que ejerce Walk on by con una marcada batería plena de groove y una elegante guitarra que frasea un solo en clave de wah-wah, está en las antípodas de Run Fay run, donde la percusión y el ritmo tribal del afrobeat encienden las luces y la bola de cristal de la pista de la discoteca. Hung up on my baby tira de slow funk tórrido e ideal para ambientar una sesión amatoria. Sin apretar excesivamente el acelerador Red Rooster pone la suficiente gasolina en la sección de vientos y así escoltar esas serpenteantes líneas de bajo que espolean los pies. Mientras que Bumpy´s lament suena a callejón nocturno invadido por las prenumbras con un órgano hammond lúbrico a más no poder. El disco acaba con otra versión de Walk on by que se antoja un tanto prescindible por apenas variar el guión de la interpretada anteriormente. Este álbum con sabor a retro hace honor a la máxima de lo breve si bueno dos veces bueno. Pura canela fina, oigan. 
www.myspace.com/elmichelsaffair/music Relacionados // Miguel Ángel

Sánchez GárateyH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - El Michels Affair