Vinicio Capossela

VinicioCaposselaCD
Vinicio Capossela

“Rebetiko Gymnastas”, Resistencia, 2012

Aunque para muchos sea ya de sobra conocido, y con todo merecimiento añado yo, merece una somera presentación un artistazo como es Vinicio Capossela. No es nada extraño que se le suela denominar a menudo con el apelativo del «Tom Waits Italiano» al gran Paolo Conte. Como tampoco anda nada descaminado hacer lo propio al hablar de Capossela. Como anillo al dedo se acopla este sobrenombre a este gran pianista, cantante, actor, escritor y compositor. Todavía andábamos gozando de su reciente y  antológico doble disco de más de 100 minutos de duración titulado Marinai, Profeti E Balene (La Cùpa, 2012). Se habla aún de su disco marítimo, de una obra homérica, ciclópea, literaria, evocadora, comediante y de compleja arquitectura musical. Al escucharlo surgían los nombres de Tom Waits, otra vez, pero también un servidor pensaba en paisanos suyos como Angelo Branduardi o Franco Battiato. Ahora, poco más de un año después, lleva su gigantesca nave a puerto y nos entrega su disco portuario, porque la música que surge de él, es la que se cantaba en los antiguos puertos. En concreto el disco se consagra y traduce al Rebetiko, que no es sino la música nacida en la Salónica. Para ello ha reunido un conjunto de músicos griegos e italianos entre los que destacan claramente el bouzouki de Manolis Pappos y el acordeón de Ntinos Chatziiordanou. También lo hacen la guitarra eléctrica de Alesandro Stefana y la estupenda voz de Kaiti Ntali en dos de las más sorprendentes versiones del trabajo como son el tema tradicional griego, Misirlou, que bordó con la guitarra Dick Dale o esa fantástica torch-song que es Come Prima. Pero hay más sorprendentes recreaciones. Es el caso de la inicial Abbandonato, que no es otra que Los Ejes de mi Carreta de Atahualpa Yupanqui en una deliciosa versión que cuenta con la guitarra eléctrica de Marc Ribot, sí el habitual de Waits que ha acompañado a nuestro hombre en más discos. También son sabrosas y fácilmente reconocibles sus 6 cuerdas en Rebetiko You con sus aires gitanos. La alegría y la euforia se apoderan de Contrada Chiavicone, tema en el que bouzouki se sale. Su propio piano comanda Contratto Per Karelias con su aire entre tango y tarantela. Non É L’Amore Che Va Via es un entrañable y romántico tema lento que enamora como lo hace Le Semplici Cose, con un aire similar. En Morna (no podía faltar un tema de este estilo en un trabajo así) destaca la guitarra portuguesa de Ricardo Pereira y en Con Una Rosa lo hace el violín de Mauro Pagani. Quien siga la extensa y brillante trayectoria de Capossela, se habrá dado cuenta que muchos títulos son ya conocidos en su obra. Y es que ha adaptado al rebetiko algunos de sus clásicos con mayor número de paradas en sus discos Il Ballo Di San Vito, del 96, y Canzoni A Manovella, del año 2000. A esto ha añadido 4 inéditos y ha grabado todo en Grecia de manera totalmente analógica. La guinda la pone una excelente presentación en triple digi-pack con antiguos mapas de la zona y un libreto muy completo y detallado. ¡No creo que fuera necesaria ya, pero esta es la confirmación plena de que nos encontramos ante uno de los artistas europeos más importantes de todos los tiempos! Ah, y el Come Prima que  aparece escondido al final del trabajo, suena… primo-roso.  +info | Relacionados | Txema Mañeru