Tumbando a Monk. Abriendo el Thelonious…

Jamboree 22 de julio de 2017

El pianista gaditano Javier Galiana y su paisano Julián Sánchez (ausente en este bolo) empezaron este proyecto de homenaje al gran Thelonious Monk en 2014 y que mejor escusa que el actual centenario del pianista para seguir mostrando el proyecto, de hecho parece ser que ya está preparada una segunda parte que será Nadie conoce este misterio, pero no avancemos acontecimientos. Durante dos días se presentaba la banda en el Jamboree para tumbar a Monk, aunque Malick Mbengue  con sus congas lo tumbó bien tumbado, el resto de la banda, como decía mi amigo Oscar Sisqués, más bien lo llevaron en un paseo bonito por La Bahía de Cádiz. Como comentaba al principio, el trompetista Julián Sánchez dejó su espacio a Iván González (uno de los nombres claves en nuestra escena jazzística actual) y Albert Cirera al saxo tenor substituía a Pedro Cortejosa, para Cirera no es ninguna novedad tocar con Galiana, ya colaboraron juntos en aquel proyecto de Spice Berberechos. Ambos sopladores con las partituras correspondientes y todo su saber, que no es poco, ofrecieron un concierto fenomenal y se adaptaron perfectamente a la dinámica del proyecto, hasta vistieron camisas Galianas – Hawaianas.  Bemsha Swing abría el pase de las diez,  y Cirera ya estaba animado a apoyar la salida del saxo en su pierna y probar sonidos nuevos, la cosa prometía y quedaba claro que a los arreglos de Monk se les iba a poner muchos aromas diferentes. Straight no chaser venía sin hielo  pero con una sección rítmica del maestro Javier Bermúdez al bajo eléctrico, que hizo un conciertazo. Y Juan Sainz a la batería, muchas veces tapado por la energía desbordante de Mbengue, pero cubriendo bien los espacios rítmicos. Poco les costó a los dos sopladores dejarse ir y en momentos oportunos apoyar sus instrumentos y seguir con palmas ese viaje por La Bahía. Después vendría un merengue cortito, sólo para anunciar. Los que conocéis la música de Galiana ya sabéis que le gusta esos juegos de hacer un tema corto y volver sobre el mismo más adelante, así lo hizo con este merengue que después se convirtió en San Francisco holiday. Increíble Galiana al piano, disfrutando con esa harmonías que han marcado buena parte de la música de los últimos tiempos. También tocaron Monk mood y cuando ya parecía que la cosa se había terminado y ante un público poco colaborador, que no sabía bien si pedir un bis o no. Volvieron a salir y jugaron con unas notas que pronto sonaban a Misterioso y crearon toda una historia jugando a cantar una frase en plan chirigota sobre los misterios que no te resuelve tu padre ni tampoco el maestro en el colegio. Mientras iban arañando trocitos de ese tema tan impresionante y con tanto juego como es Misterioso, un final para recordar mucho tiempo. Esperamos con ilusión el nuevo trabajo dónde seguro que estará incluido este tema, ya que no aparece en el primer disco. + info | relacionados