Tamara Williamson

tamara_williamson.

Tamara Williamson
”The boat”
Ocean Music / Dock

En la misma línea de Carla Bozulich, traemos otra nueva ración de ruidismo melódico, más lírica pero igual de reiterativa y menos apoyada en las texturas y el grano de sonido. Tamara Williamson ha querido alargar un poema hasta los cuarenta minutos y eso reviste en un cansino desarrollo de las piezas y una limitada paleta musical, engordando su quinto trabajo (el anterior, All those racing horses, Nawa Records, fue editado en 2003) con ínfulas conceptuales sobre un imaginario barco que llevó a su padre a una Icaria utópica donde reinó por siempre, “intentando enmendarse un corazón roto”, según cuenta la artista. El resultado navega (y a veces zozobra) entre mares de voz llorona como la de Beth ‘Portishead’ Gibbons (The dream) y un pequeño conjunto de cámara (The story) –piano, volonchelo y violín, más guitarra, bajo y batería–, algún apunte de viento (The journey), ciertos petardos acústicos como los de Billy Corgan cuando The Smashing Pumpkins era sólo él, no más que un grupo (la versión que hace Williamson de I am sailing, canción oculta al final del disco, tira por ahí), y un diseño gráfico minimalista y encantador. Aunque esté por encima de la mediocridad de otros muchos productos similares, The boat contiene un material demasiado pop-indie para estar aquí reseñado. Pero, en fin, como animaban las tapas de muchos yogures hace unos lustros, seguiremos buscando. // Iván Sánchez Moreno