Sziget Festival

Sziget Festival
Budapest, Hungria,
del 12 al 17 de agosto 2008

Una isla enorme en medio del Danubio (120 hectareas), 600 conciertos en menos de cinco dias, 20 escenarios, 400.000 personas, 300 periodistas de 44 países, carpa de jazz, de blues, de versiones, afrolatin, metal, futuras promesas,  carpa para bodas rápidas, torneos de pócker, un laberinto, tirolinas, jumping desde unos 60 metros, forum de filosofía, teatro, cine, poder plantear tus dudas a un rabino, clases rápidas de húngaro, churros con chocolate, lavabos limpios,… señoras, señores, caballeros, caballeras, señoritos, señoritas, ante ustedes, el inabastable, el enorme, el grandioso, el superlativo, el XXL, el festival más grande de Europa: el Sziget Fest!!!

Y todo esto y mucho más, funcionando como un reloj suizo. Limpieza, orden, disciplina. Ni un retraso, ninguna descoordinación a vista pública. Sorprendente.

Ejemplo: Prohibido entrar bebidas alcohólicas. El festival asegura el precio máximo de todo lo que se vende en el recinto, incluido bebidas. Se cumple. La organización nos requisa 24 latas de cerveza española con alcohol. Las sin ni las tocan. Nos dan un ticket con numerito. El 18 de agosto, seis días tras nuestra llegada, al salir, las 24 cervezas nos son devueltas, y fresquitas. Increíble. 400.000 personas!!! Increíble!!!

Dicen que cuando el imperio Austro-Húngaro, un funcionario tenía limitado el número de lápices que podía gastar en un año. Empiezo a creerlo.

Cartel no, cartelón. Me llega a pillar este festival en mis años mozos y hubiera sido imposible escribir esta crónica. Ahora, tras la comida y previo a la siesta, el menda lerenda se estudia el programa, decide y hasta se hace un esquema con horarios solapados, caminos más rápidos entre escenarios…ordem e progresso!!!

Le pregunté a alguien qué ponía en la portada del programa: “Este año prometo estudiarme el programa del Sziget, Este año prometo estudiarme el programa del Sziget, Este año prometo estudiarme el programa del Sziget…”

Bien, por dónde empiezo. Escribo por conciertos, por escenarios, por estilos…

Será por días, salvo una excepción. La Romá tent, la carpa gitana, mi amor, mi pasión. A ella unas líneas aparte y para cerrar.

Disculpadme todos aquellos que deseaban unas palabras sobre Iron Maiden y Lauren Harris. Me resultó fisicamente imposible asistir al concierto del martes 12, tras un viaje de unos 600 km desde Serbia. Pero mis compares Orlando y Lupi afirman que el ambiente era auténticamente Heavy-XXL.

 

El miércoles 13,

Tras el ya mencionado estudio y siesta, en un escenario principal preparado para 40.000 personas, Los Flogging Molly entre pecho y espalda, así, como primera toma de contacto real con el ambiente. Espectacular. Abandoné los cómodos y agradables burladeros de prensa para ir a parar a la zona sol de la plaza, rodeado por irlandeses de Cork saltando y cantando como locos. Los Molly presentando su ultimísimo trabajo, Float (sello SideOneDummy, Marzo del 2008) y como en casa. Qué más da una plaza a rebosar que una taberna. Un micrófono sirve para comunicarse con mucha gente, muchísima gente. Dave King, cantante de los Molly, nos hizo reir, gritar, bailar… tal como si estuviéramos en un “jodido” pub a 2 metros del escenario. No pude ver el final del bolo, aunque en mi camino me detuve un montón de veces para mirar atrás y como la mujer de Lot, ver como ardía Sodoma. El Señor no me convirtió en estatua de Sal. Tenía bula. Mercedes Peón!!!

Primera representación española en la isla. Mis anotaciones de campaña indican textualmente: “Lástima que el escenario principal y el de músicas del mundo no estén uno enfrente del otro. Flogging Molly un tema, Mercedes otro. Combinación perfecta”. Cuánto hubiéramos  aprendido el público. La variedad musical de la península. Mercedes y los Flogging, los Flogging y Mercedes. Qué carácter, qué comunicación, qué punkismo!!! Calor, mucho calor, y Mercedes en sujetador negro, disfrutando y dando. Falando galego. La letra con disfrute entra. Franceses, ingleses, italianos, húngaros, gallegos, catalanes, madrileños, guadalajareños, jóvenes, adultos, viejos…nunca deja de sorprenderme la cara de descubrimiento. Alegría. Una paisana por la puerta grande. Sziget, toma nota. Este si que lo vi acabar, incluido los 2 bises, por orden y mando popular.

Sin moverme del mismo escenario, primer descubrimiento del festival. Tras Mercedes, los Leningrad. Tal como su propio nombre indica, procedentes del actual San Petesburgo, una numerosísima banda rusa liderada por Sergei Shnurov y dedicada al Punk-Ska. Público masivo practicando el body surfing extremo, disfrutando de la frescura y el desparpajo del grupo, con una sección de metales increible, una corista de escándalo en todos sus aspectos (incluida la voz), y una bestia imponente, Stas Baretzkiy “Puso”, capaz de partirse latas de cerveza en la cabeza. Formados en 1997,tachados de conflictivos en su país debido a las letras de sus canciones, prohibidos en las emisoras al principio, siguen teniendo cerradas las puertas de Moscú por orden del señor alcalde. Estos 15 músicos cuentan con 14 discos en la calle y están preparando su último álbum, Muzlo. Tres de sus canciones aparecen en la película “ Everything is illuminated”. Buenísima propuesta festiva y musical que, sin lugar a dudas, triunfaría en más de un festival en España.

Acabados los “soviéticos”, y tras la correspondiente visita de rigor a la carpa gitana, Seun Anikulapo Kuti y los Egypt 80.

Ya los había visto hace un par de años y entonces tuve la sensación de que a Seun todo le venía grande; los legendarios Egypt 80, la figura latente de Fela, la de Femi, que si es hijo de… o no es hijo de…, que si es hermano de… o no es hermano de…como si todo eso fuera más importante que el afrobeat.

Esta vez me gustó. Todos los temas de Fela, pero interpretados con pasión desbordante. Se le nota a Seun más suelto, con más tablas. Tal vez la seguridad de tener en la calle un primer disco en solitario, su reciente Many Things, el inicio de una carrera propia. Tal como dice el señor Javier Losillas, y estoy completamente de acuerdo, “sólo hay que verlo en directo para salir de dudas”. De tal palo tal astilla!!! Recordaros que estará por Barcelona durante la Merçé.

Fin de Nigeria. Cambio radical, si es que existe el adjetivo “radical” en el sujeto “cambio”. Vamos que nos vamos. A Bosnia y Hertzegovina, o a Japón, o New York, o qué sé yo. Escenario A38, patrocinado por el A38, barco residente en el Danubio, recientemente restaurado: sala de conciertos, exposiciones, restaurante….una propuesta más de esta Budapest tan sorprendentemente viva!!!

En este A38 Színpad (Clase rápida de húngaro: Színpad = Escenario), los mis muy estimados, mis muy apreciados, mis muy “muy” Kultur Shock. Y hago cuentas. Desde el 2003 que no los veía. El 13 de agosto del 2008, como entonces, un “Golpazo”. Batidora de culturas: Trash Metal, otomano, gitano, romano, bizantino, bárbaro…Segunda canción tatuada siempre en el corazón, “Tutti Fruti gelato, ça Romá gelato”, el Tutti Fruti es el helado gitano. A bailar como locos, a dejarse la piel, a gossssaaaaaarrrrr!!!!!!!

 

Jueves 14.

Inicio la tarde con la maliense Rokia Traoré.

Cierta incertidumbre me asaltaba tras lo oído y leído sobre sus últimas actuaciones en España. En medio del Danubio, la de Mali fue uña y carne con su tremenda banda. Clase magistral de cómo elevar la ya de por si asfixiante temperatura reinante.

Corre que te corre, Barcelona llama, corre que te corre al Converse Színpad. Macrocarpa en la que la urbana de la Ciutat Comtal afirmaría que cabe media ciudad. Che Sudaka. Segunda y última intervención paisana o aparición mariana. Me sonrío al recordar la presentación de su tercer disco, Mirando el Mundo al Revés (K industria 2007), en el  bar Caléxico de Torrent de l`Olla. Estaba realmente intrigado de cómo funcionarían estos “callejeros” ante un concierto con “de todo” para simplificar. Para no ponernos técnicos, basta decir que por ese mismo escenario pasaron, durante todo el festival, entre otros: Hocus Pocus, Delinquent Habits, Les Touffes Krétiennes, Danko Jones, New York Ska Jazz EnsembleJosé Gonzalez. o

Nunca los había visto fuera de la península y…señoras, señores, me reitero. Sziget, toma nota. Mirando el mundo al Revés y la carpa llena de globos de colores (tan sólo volví a ver algo así el último día con Besh o Drom), y la gente entregada como en un bar de Gracia. Se metieron al público en el bolsillo desde el principio.Y ahora es el momento del “toma nota”. Más compatriotas Sziget, más spanish en el programa, en el programot húngaro, en el programme francés, en el programm alemán, en el program inglés, en el színpad de músicas del mundo, en el converse színpad, en el blues színpad, en el színpad principal, en la carpa gitana….

Acabé la noche de este segundo día metido de lleno en la carpa Romá.

 

Viernes 15.

Si el día anterior nos fuimos a ver Buda, hoy pagamos gustosos los 2 euritos 50 céntimos que vale el barquito desde el festival hasta Pest, y que amarra al lado del Parlamento.Precioso.

Al regreso empiezan a verse alguna que otra cresta. A las 21:30 los Sex Pistols en el escenario principal. Pero los punkies húngaros son todos muy educados y comedidos.

Tras desembarcar en la isla, me acerco a ver a Transglobal Underground con Natacha Atlas. La profesionalidad es indiscutible por ambas partes, pero en ocasiones resulta fría. Era como si el ensamblaje, ese día, no acabara de funcionar.

Un tanto cansado por el turismo mañanero, evité al guineano Mory Kanté y su “Yeke Yeke aniversary Tour”, que creo ya había visto celebrar  en el 2004 (???). Necesitaba la tranquilidad de un escenario pequeño, el de blues.

En el programa había observado una foto en blanco y negro de un pequeño coro de iglesia norteamericano que llamó mi atención, los Ron Ringwood´s Gospel Messengers y sentí la llamada del Señor.

Tranquilidad lo que se dice tranquilidad…poca. Ahora, paz espiritual…toda. Un auténtico domingo entre hermanos. Jazz, blues, soul, funk, Bo Diddley, Sam Cooke, Ray Charles, James Brown, Wilson, Otis, Percy, Aretha…todos ellos pasaron alguna vez por la casa del Señor.

Tras esta limpieza de espíritu (puedo aseguraros que acabé dándome la paz con todo aquel que me rodeaba), inicié a andar por los caminos y no llegué a Roma. Danko Jones. Trio canadiense del que había oído hablar mucho y bien, y que no tenía el gusto de conocer en directo. Guitarra, bajo, batería y hard rock potente, directo, sin complicaciones…contundente. Surgidos en Toronto en 1996, y con siete discos en el mercado, presentaban su último trabajo Never Too Loud editado este mismo año.

 

Sábado 16.

Penúltimo día y vaya jornada por delante, incluido eclipse lunar. Por lo menos está todo clarísimo. 19:45 Enzo Avitabile & Bottari, que empalma a las 21:00 con The New York Ska Jazz Ensemble, y tras media horita de relajo, a las 23:00, Mr. Maceo Parker.

De Enzo Avitabile & Bottari habría que sustituir el adjetivo italiano, por el más preciso de napolitano. En un escenario grande como el de músicas del mundo, se agradeció la frescura y el calor napolitano. Llegué unos diez minutos tarde y al adentrarme entre el público me di de morros con el señor Enzo y su saxofón. Estaba allí tocando ante el asombro de público y técnicos norteños, poco acostumbrados a estos desordenes sureños. Música tradicional, popular, tarantela, baile, impresionante sección de percusión con botas de vino…qué decir de este viejo conocido de b-ritmos. El 1 de noviembre actúa en el Womex de Sevilla.

Repasando las notas, tan sólo encuentro una palabra al lado de New York Ska JazzEnsemble: Excelente.

Formados en 1994, y procedentes de históricas bandas de ska (The Toasters, Skatalities y Scofflaws), con un nivel técnico remarcable, estos músicos reivindican la antigua alianza entre estos dos géneros, el ska y el jazz, un hecho que, aunque aparentemente olvidado en el resto del mundo, sigue vigente en Jamaica.

Guío mis pasos hacia la carpa de jazz, con la tranquilidad y el sosiego de un día completo, pleno.

Un cigarrito en la boca, nuestra sombra ocultando la luna en un cielo despejado y la seguridad de que lo que me espera no puede defraudarme. Años y años de buena música, formar parte de la historia del jazz, del soul, del funk… Mr. Maceo Parker.

Sorprendente la variedad de público. Desde los habituales de la Klubrádio Jazz Színpad a teenagers que, finalizado el concierto de REM en el escenario principal, llegaban sudorosos gritando Maceo Maceo!!!

Y desde el principio todos moviendo el culo. En dos palabras: Pata Negra.

 

Domingo 17.

Último día. Mañana autocaravana y vuelta al Mediterraneo. Para hoy los N&SK, Besh o Drom e intensivo de carpa gitana.

Nada sabía de Nomades and Skaetera, grupo francés procedente de Saint Etienne. Formados en 1993, no es hasta 1998 cuando graban su primer disco, Haroum Tchaka, siguiendo con Kosmopolit (2001), Cirque du Millenium (2004) y por último Non Alignes (2007). Música mestiza al más puro estilo francés: ska, reggae, rock, violínn, acordeón…

Una banda compacta que disfruta con el directo y con un montón de seguidores en el Sziget.

Tras ellos, los responsables de presentar el festival en Barcelona, Besh o Drom, que aparte de jugar en campo propio, presentaban su cuarto disco: Ha megfogonn az ördögöt, algo así como Una vez  coja al Diablo.

Desde 1999 este reconocido y laureado grupo (todos sus trabajos anteriores son discos de oro o platino en Hungría), nos asombra con un estilo personal que supera lo balcánico: música judía, árabe, griega, libanesa, egipcia, búlgara, gitana, armenia…todas ellas unidas con una naturalidad asombrosa. Un clasicismo que transgrede el purismo.

La Romá Sator

Todos aquellos huecos temporales comentados o no en las anteriores líneas, tienen una explicación en la física clásica. El tiempo no existe sin espacio, y en este caso el espacio era la carpa gitana.

La gente no suele acordarse de una figura fundamental en eventos de este tipo. El programador. En el caso del escenario gitano, programadora. Y ante ella me quito el sombrero. Daré con su nombre tarde o temprano. Un gusto exquisito para ofrecer en cinco días, una contemplación del extenso paisaje musical rom.

Desde el desenfreno inevitable de baile, de alcohol, de sudor, de amor a la libertad y la vida… al silencio más respetuoso ante el virtuosismo y sensibilidad musical de esta nación sin estado.

Veinticinco propuestas de doce países diferentes, que eran incluso capaces de unirse y mezclarse. La naturalidad de una fiesta familiar con niños, jóvenes, adultos y viejos bailando: los húngaros Cigány Tánchaz, “arrejuntaos” con los eslovacos Kesaj Tchavé. La autenticidad inteligentemente defendida de Romano Drom con el uso de la lengua romaní  y los instrumentos tradicionales, cucharas, cántaros, acordeones… El virtuosismo y repito VIRTUOSISMO del rumano  Ionica MinuneKaliakra (recordar este nombre todos aquellos que os guste el jazz). Las sesiones fin de fiesta de Gipsy Sound System, con Dj Olga y Dj Schnaps de suiza, o del sorprendente francés Dj Tagada. Recordar el swing de Django a través de los polacos Vanesa i Sorba. La imponencia de los metales macedonios de Kočani Orkestar. O la unión el último día de los locales Parno Graszt, Romano Drom, Silbáis Gipsy Folk Band, Khamaro….para formar el macrocombo gitano Athe Sam Csapat. Impresionante!!! al acordeón, con su banda

No ví en otro punto del Sziget mayor diversión ni mayor aprendizaje. Victor, un holandés de unos 20 años, no se separó de nosotros en toda la noche del domingo. Quería saber. Saber quién tocaba, de dónde eran, cómo lo hacían, porqué eran tan variados los estilos, de dónde procedían los gitanos…De vez en cuando nos decía:- Es que yo no conocía nada de todo esto. Vine anoche y me enamoré!!! // Juanjo Peña Martí

Gracias a todo aquel que llegue al final de esta extensa crónica, a Lupi, Orlando, Pelos, Chus, Tino, a la paciencia de B-ritmos y a Celine!!!