Sonia Miranda cante Antonio Luís López guitarra

SFB El Dorado 26 de octubre de 2017

La sevillana Sonia Miranda, volvía al Dorado, acompañada del guitarrista almeriense Antonio Luís López. Empezaron fuertes con unas malagueñas que acabaron acercándose a Granada y con ese cante tan complejo que es la caña, acordándose de Rafael Romero aquel gitano que nació para cantar, el famoso “Gallina” En ambos cantes me dio la sensación de que esta cantaora formada en la escuela de flamenco de Cristina Heeren y representante fiel de las primeras promociones, estaba demasiado aferrada al academicismo (quizás sólo eran nervios) pero me pareció demasiado trabada por los estilos, sin dejar florecer su personalidad. Anunció unos tientos y tangos y aun que empezó igual, ya en el puente en que la guitarra de Antonio Luís López daba el paso natural a los tangos, todo cambió, después de que la guitarra se relajara con la improvisación que supone ese meridiano, la voz de Miranda me supo más fresca, sin tantas ataduras. Y llegó una vidalita, la vidalita de Marchena que popularizó todavía más Enrique Morente y aquí Miranda demostró que puede cantar flamenco pero también conoce otros folklores, y eso siempre enriquece al cante. Es lo que tienen los cantes de ida y vuelta. Siguieron con unas cantiñas y Cádiz consiguió juntar definitivamente la voz y la guitarra en una sola alegría. Y siguieron con la farruca, con una farruca que ya había grabado en su primer trabajo, aquel Garabato, Pasarela, 2005. Que bien la cantó, saliendo con soltura del estilo como cierre innecesario, y después la seguirilla otro gran momento de la guitarra en sus espacios de libertad y con un grito negro de Miranda de los que te ponen los pelos de punta. Acabaron con bulerías y por un momento pensé que el academicismo del principio volvía a florecer, pero no, La Perla y La Bernarda de Utrera flotaban en el ambiente y Miranda y López supieron jugar con la bulería / canción, incluso dejó el micro y se envalentonó a pelo, segura y radiante como una diosa. Aun quiso hacer un bis, y aprovechando que lo de esta noche había sido como un compromiso, que mejor que recordar a Machín y cantar El compromiso. + info | relacionados