Sesame Street Playground

sesame-street.jpg

Varios
"Sesame Street Playground – Songs and videos around the world"
Putumayo Kids / Karonte, 2008

¿Cuál es la diferencia entre arriba y abajo? ¿Y entre grande y pequeño? ¿Quién no se acuerda de la entrañable pareja formada por Epi y Blas? ¿O de Espinete y don Pimpón? ¿Y de Coco y el Monstruo de las Galletas? El televisivo Barrio Sésamo podría verse como una versión ochentas de los actuales Lunnis. Entregado a menesteres didácticos para los críos también disponía de su rinconcito para la música. Poderoso vehículo educativo donde los haya. Dentro de la serie Putumayo Kids, en la que han aparecido volúmenes dedicados al reggae, la música hawaiana, e incluso el reino animal, se hace hueco esta antología con la sana intención de entretener y educar al mismo tiempo a la chiquillería. Así de la versión sudafricana titulada Talakani Sesame se incluye That´iphepha (Canción de la polución). De la versión china, conocida como Zhima Jie aparece Xiáng pí xiào ya (Pato de goma). De la mejicana Plaza Sésamo se acude a Ricas frutas. Y de la India, donde el programa se conocía como Galli Galli Sim Sim se rescata la sintonía de apertura. También hay representación de Tanzania, Israel, Estados Unidos, Palestina, Francia, Rusia, Brasil o los Países Bajos. Dentro del paquete se incluye también un DVD con cinco videos musicales en los que se viaja a recónditos lugares como México, Rusia y Sudáfrica. Quizás este volumen sirva como una simpática regresión a aquellos tiempos púberes en los que como una inesperada premonición para un servidor la rana Gustavo era "el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo" www.putumayo.com . // Miguel Angel Sánchez Gárate