Ruper Ordorika

ruperOrdorika 2015
Ruper Ordorika
“Lurrean Etzanda”, Elkar, 2014

¡Todo el mundo en Euskadi sabe que Ruper Ordorika es uno de los grandes de la música euskalduna! Ahora acaba de corroborarse un poco más aún al habérsele otorgado el Premio Adarra Saria del Ayuntamiento de Donosti. Y es que además es el segundo que se concede y el primero fue para el patriarca de la música vasca, Mikel Laboa. Pero es que además, Ruper, es uno de los artistas mejor considerados y más valorados en España e incluso a nivel internacional, no en vano se suele rodear de prestigiosos músicos extranjeros y ha tocado con varios músicos que han pasado por la banda de Lou Reed.
El pasado 2013 se cogió un merecido reposo creativo, pero no estuvo parado en absoluto. Se sacó de la manga un delicioso disco de versiones de clásicos de la música vasca y euskalduna titulado Azukre Kozkorrak (Elkar) en el que llevaba a su terreno clásicos de los 70 y 80 de Oskorri, Mikel Laboa, Txomin Artola, Kortatu, Itoiz, Errobi o Delirium Tremens. En algunos cortes le ayudaba su amigo Ben Monder y a muchos les daba ese guapo aire americano que le emparenta con Randy Newman, John Hiatt, Lloyd Cole, Neil Young o Lou Reed.
Pero hace escasos mese ha vuelto a sacar uno de los mejores discos de su extensa discografía y anda demostrándolo en sus siempre impecables directos que llevan su folk más cerca del rock. Para Lurrean Etzanda (Elkar) también se ha rodeado de sus “amigos” músicos internacionales. En la guitarra tenemos al gran Leo Abrahams, especialmente conocido por su trabajo junto a Brian Eno. La precisa sección de ritmo la forman Simon Edwards que ha trabajado con Billy Bragg o Fairground Attraction y Kenny Wollesen, cuyo selecto baqueteo le ha llevado a trabajar con Tom Waits, Bill Frisell o John Zorn. Todo esto no tendría la menor importancia si entre las canciones de Tumbado en el Suelo no hubiera temas especiales e incluso algunos que serán futuros clásicos en su amplia discografía y en sus siempre repletos conciertos. Empieza con su sello inconfundible y maestro en Giltz-gordea, pausada, hermosa y realmente emocionante. Lo borda en un estupendo lento de puro folk relajado en la onda de James Taylor como Atako bandan. Se nos muestra desnudo al completo y sobrecogedor en la estelar Zerutik gertu ez da ondo egoten (Cerca del cielo no se vive bien) con letra del poeta Dionisio Cañas. Por cierto que en este trabajo Ruper, además de las músicas, firma casi todas las inspiradas letras y en el amplio libreto como siempre las tenemos también en castellano y francés, además de en euskera. También ha sabido confeccionar algunos estribillos pegadizos como el de Ordu txiki horietan (De madrugada) con una melodía preciosa y unas guitarras de Abrahams que recuerdan indudablemente a las de Robert Quine para Lou Reed. Y si hablamos de melodías tenemos que resaltar la de Egia da, tema en el que además tenemos el destacado Wurlitzer piano de Jamie Saft que también mete su órgano Hammond en otro par de temas más. Acaba con otro futuro clásico, como ya hemos avanzado, pues Isidrorena tiene sus maravillosas y características modulaciones vocales y esas acariciantes guitarras que también hablan con el corazón abierto. ¡Grande, impecable y muy inspirado una vez más! + Info | Relacionados |Txema Mañeru