Ray Gelato’s Enforcers

raygelato2
Ray Gelato’s Enforcers

Dijous jazz Les Corts. Can Deu, 5 de mayo de 2016

Otra vez se llenó el centro cívico de Can Deu, y en esta ocasión además de los habituales del barrio, se acercó hasta La Concordia un público que sabía muy bien a lo que venía. Ray Gelato tiene sus seguidores y supo darles lo que esperaban. Hay una escena maravillosa en Bird, Clint Eastwood, 1988 en que Forest Whitaker (Charlie Parker) entra en un concierto de R&Blues dónde todo el público está como loco bailando y comenta extrañado ¡Que les pasa, si está tocando en Si bemol! Lo mismo ocurre con la música de Gelato, partiendo de estándares como el famoso Whisky & soda y R& roll que hemos escuchado miles de veces hace vibrar a cualquier público, su saxo y su voz se combinan de tal manera que a nadie deja indiferente. Gunther Kurmayr al piano, que estuvo discreto al principio hasta que se fue soltando y encontrando su espacio en un concierto dónde el saxo es el rey. Ivan Kovacevic al contrabajo y seguidor del estilo de Gelato, con una camisa de cuellos anchos y el pelo recién preparado para una noche de fiesta. El estilo entre Rockabilly y seguidores de Scorsese quedaba reflejado en Kovacevic y Gelato. En la batería Martí Elías con una pegada rítmica imprescindible para poder mantener la cadencia deseada. Empezaron con Nosey Joe y Smooth Sailing y cuándo menos lo esperaba, Gelato hablaba de composiciones de Ornette Coleman como si fuese habitual que un músico de R & roll conociese al rey del free, pues así son las cosas, un valor añadido al londinense. No olvidemos que la mayor influencia para el joven Ray era la colección de música que su padre había traído consigo desde Nueva Jersey. Quiso Gelato irse muy lejos en su recorrido de estándares, un par de temas del 27, Lonerome Road y Puttin’ on the Ritz, en este último hasta se marcó unos bailes como el mejor Fred Astaire. También se acordó de Duke Ellington (quién más elegante que el Duke) y aquí sí que puedo lucirse Kurmayr al piano. También hubo invitados, Toni Solá con su saxo trabajo a dúo con Gelato para que sus dos tenores sacaran fuego por sus bocas. Sonaron perfectamente conjuntados, como si tocasen juntos todas las noches. Por un momento extrañé a Dani Nel·lo, me hubiese gustado escucharlos a los tres. También sonó Get of the Phone, y como no, Oh Marie que inmortalizó Louis Prima y su gran éxito Just a Gigolo, sin duda el momento más coreado por un público que estuvo entregado desde el principio. Magistral la combinación entre voz y saxo, una coordinación y unas tablas que sólo dan los años. Hubo que hacer un par de bises, creo que Gelato lo sabía de antemano, no se hizo de rogar. Un placer. + info | relacionados | Candido Querol