Raimundo Amador & Kiko Veneno

Raimundo Kiko
Festes de Primavera de L’H
ospitalet
La Farga, L’Hospitalet. Barcelona. 19 de abril de 2013

El segundo día de las Festes de Primavera de L’Hospitalet nos permitieron ver el estado de forma de estos dos artistas que forman parte de la música popular, pero que tienen escrito su nombre con mayúsculas. Y aunque ya sabíamos que en los últimos tiempos su relación estaba un poco deteriorada, manteníamos la esperanza de que pudieran salir a cantar algunas de esas múltiples canciones que han hecho juntos. Algo que al final no pasó, pero que no quito ni una pizca de disfrute de cada uno de sus conciertos.
Raimundo fue el encargado de empezar y demostró que sigue en forma y con su guitarra bien afilada. Con una banda en formato quinteto, Lin Cortés a la guitarra, Miguel Lamas a la batería, Mundi (hijo de Raimundo) a la percusión, el mayúsculo Pepe Bao al bajo y él mismo con esas guitarras endiabladas, aunque cediendo en varios temas el canto a Lin (en verdad a Raimundo nunca le ha gustado mucho cantar). En hora y media hizo un repaso a su ya amplia lista de canciones. Digamos que, en general, se decantó más por rockear que por su blues aflamencado, pero de cualquier forma fue un gustazo escucharle. Resultó especialmente eléctrico en Red Baron, esa versión del gran batería Billy Cobham, y también en Little Wing de Jimi Hendrix, pero no faltaron Camarón, Ay Que Gustito Pa Mis Orejas o Pata Palo. También se hizo en plan acústico su Medio Hombre Medio Guitarra y acabó por todo lo alto con Bolleré.
A pesar de que La Farga es un recinto muy elevado y largo y nos temíamos lo peor con el sonido, no lo fue tanto y disfrutamos mucho de la descarga que nos regaló Raimundo.
Poco después fue Kiko y su Banda del Retumbe la que se adueñó del escenario, aunque con la baja de la guitarra eléctrica de Charlie Cepeda. Pero ningún problema, Raúl Rodríguez se multiplicó y suplió con su técnica y gracia las necesidades de la seis cuerdas, y es que tiene un arte cuando toca su guitarra o el tres, que vive con su cuerpo cada una de las notas que extrae de sus guitarras. El resto de la banda, el tradicional de las grandes ocasiones:
Juan Ramón Caramés al bajo, Jimmy Glez a la batería, Anabel Pérez a los teclados y coros, Ana Gallardo a las percusiones y coros y Rafa García a la percusión. La banda que le lleva acompañando desde hace años.
Y empezó como se merece, con Lobo López, un buen clásico para calentar las gargantas del publico, que desde ese momento, ya no paró de cantar. Pero es que después sonó otro clásico, el Memphis Blues Again. Aunque el tercer tema fue casi mejor aún, la recuperación de una canción de su disco seminal, Veneno, y que dio nombre a uno de esos grupos que deben casi todo al maestro, nos referimos al tema Los Delincuentes. ¡Menudo comienzo! Después sonarían Dime A, con un buen trabajo a la percusión, y otro tema de karaoke, Echo de Menos. Aquí entró a colaborar el esplendido trompeta David Pastor que ya casi no desaparecería del escenario. A continuación el estreno de uno de los cortes de su nuevo disco, Sensación Térmica, y a mi parecer uno de los más bonitos, Namasté, que no desentonó para nada en el set list y además encajó perfectamente con la siguiente, la preciosa Dice la Gente, con esos aires africanos. Siguió con Salta La Rana, Malos Pelos y otro de los nuevos temas, La Vida es Dulce con los arreglos de trompeta de David y que pone a prueba la voz de Kiko, que demostró que aún anda bien. Desde lejos veíamos entre bambalinas a Raül Refree, productor de este nuevo disco, que se lo miraba con admiración. Y recta final con Respeto, Veneno, Joselito y la brillante La Rama de Barcelona. El bis lo hizo con En Un Mercedes Blanco y con el imprescindible Volando Voy.
Como siempre todo el público acabó con una sonrisa en la boca, aunque nos fuimos con las ganas de haber visto a estos dos monstruos juntos.
Otra vez será. +Info | Relacionados | Miguel Amorós.