Pietrolino

pietrolino.jpg Pietrolino
Jodorowsky / Boiscommun
Norma Editorial, 2009
96 páginas / Color
ISBN: 978-84-9847-580-7

Pietrolino (Norma Editorial, 2009) es la última entrega de ese artista total llamado Alejandro Jodorowsky (Tocopilla, Chile, 1929), una obra muy especial que fue escrita originalmente para ser representada en los escenarios por el llamado «mimo más grande del mundo»: el francés Marcel Marceau. De vuelta a Jodo – no les ídem, es así como es conocido en ambientes íntimos – pocos como este chileno universal pueden presumir hoy de poseer un espíritu renacentista auténtico. Poeta, dramaturgo, actor, cineasta, músico, místico, psicomago… en su faceta de guionista de cómics Jodorowsky está considerado como uno de los más grandes. No en vano es el autor de álbumes y series inmortales como la epopeya futurista de El Incal (1980-1988), junto a Moebius; de La Casta de los Metabarones (1992-2002), obra recientemente ampliada por Daspastoras que fuera iniciada con Juan Giménez; y de La catedral invisible (1993), Cara de luna (1994 – 1997) y Bouncer (2001-2009), las tres realizadas en colaboración con François Boucq. Y ésta sólo es una pequeña selección entre un largísimo etcétera de obras entre las que también destacan otras realizadas codo con codo con dibujantes de la categoría de George Bess, Víctor De la Fuente o Milo Manara.
Aunque en su día el proyecto quedó guardado en un cajón por falta de financiación, el sorprendente dibujante francés Olivier G. Boiscommun (Neuilly-sur-Seine, 1971) quiso recuperar el olvidado guión. El resultado ha sido un cómic magnífico, lleno de sentimiento que además de alcanzar ese equilibrio entre entretenimiento y maravilla, se ha convertido en un perfecto homenaje para el famoso mimo galo fallecido hace menos de dos años, en septiembre de 2007.
La historia de Pietrolino, que en España ha visto como sus dos volúmenes se han editado de forma conjunta y autoconclusiva, trata de un mimo saltimbanqui que trabaja en la farándula, en París, en plena Segunda Guerra Mundial. Con su minúsculo espectáculo callejero, acompañado por Simio, su pareja artística y compañero de viaje, y por Colombella, su exuberante novia, Pietrolino lucha contra el régimen de ocupación nazi de la mejor manera que sabe: haciendo soñar a la gente con sus actuaciones, infundiéndoles un poco de esperanza… hasta que un oficial nazi destroza sus manos, su principal instrumento de trabajo, se lleva a su chica y le envía a un campo de concentración. Pero al llegar la paz, conoce a otra chica, recupera las ganas de vivir y monta un circo para grandes y pequeños donde vuelve para seguir repartiendo sonrisas. Aunque no todo es felicidad.
En cuanto a las influencias gráficas de las atractivas viñetas realizadas por Boiscommun, un autor que decidió hacerse dibujante profesional después de conocer la obra de Bilal y Loisel, éstas vienen tanto de la historieta – Claire Wendling, Didier Cromwell, Arthur Qwak, Mike Mignola (Hellboy) – como del mundo de la animación, especialmente de la factoria Walt Disney. www.normaeditorial.com // Yayo Álvarez