Pedro Burruezo & Bohemia Camerata + Sisa

Pedro Burruezo & Bohemia Camerata + Sisa
Barcelona, Apolo
22 de diciembre de 2006

Una ventaja de esta Barcelona tan moderna es que, si buscas bien, todavía encuentras algunos artistas que siguen revelándose contra esta modernidad y defendiendo con ahínco aspectos musicales muy nuestros. Pedro Burruezo lleva un año presentando su Barcelona Intimissimo Café (K Industria, 2005), resurgir de músicas entrañables (coplas, valses, rancheras, habaneras…) mezcladas con blues, sevillanas o acordes clásicos. Para ello se acompaña de Jovic Sagristà, segunda guitarra, y Lea Shalom, violinista que además de dar alas al asunto incorpora esa peculiar cadencia de la música judía que tanto bien le hace a los gustos musicales de Burruezo (siempre hermanando el flamenco con las músicas árabes y las del otro lado del océano). Burruezo canta cada día mejor y cuando está a gusto, como fue el caso, se levanta de la silla y canta a pelo, recogiendo la emoción de los verdaderos cantantes de los antiguos cafés. El recital se cerró recuperando Rito gitano y Carmela, dos temas de su época de Claustrofobia. Sonaron impresionantes: las grandes canciones no envejecen, se reinventan.

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Pedro Burruezo & Bohemia Camerata + Sisa

Después apareció Sisa, con una guitarra y un montón de papeles, para crear todo un universo mágico que ayudo a bajar a la calle y trasladarnos a su barrio (el mismo Poble Sec en el que nos encontrábamos), pero de la mano de un niño que, poco a poco, va descubriendo la ciudad. Fue la excusa para desgranar las canciones de Qualsevol nit pot sortir el sol (Pdi, 1975, reeditado a finales de 2006 por K Industria), uno de los discos fundamentales para entender que, mientras acababa una etapa histórica, ya había gente que viajaba sin pasaporte por las galaxias más vistosas. Entre historias maravillosas fueron cayendo El fill del mestre, El setè cel, Germà aire, Maniquí, Maria Lluna (con maravillosas improvisaciones), Senyor botiguer y la inevitable Qualsevol nit pot surtir el sol. Para cerrar escogió No cal parlar, un  tema de El congrès dels solitaris (Discmedi, 2005). Como broche final, Burruezo y Sisa cantaron juntos Les meves gitanetes, tema del primero. Después, Me’n vaig en globus de Visca la llibertat (Virgin 2000), el trabajo que Sisa hizo con Pascal Comelade, el otro gran galáctico. En fin, una noche entre personajes de fábula que habitan entre nosotros, aunque no aparecen en la realidad de la televisión. // Cándido Querol