Nick Pride & the Pimpentones

nick-pride
Nick Pride & the Pimpentones
“Midnight feast of jazz” Record Kicks, 2010

Con una portada que recuerda a aquellas históricas de Two Tone records, con una imagen que parece reivindicar a los Reservoir dogs de Tarantino y con un sonido tan cuidado que parece de otro mundo se metieron en mi casa esta cuadrilla de ingleses que al igual que hizo Carmen hace muchos años se empeñan en defender esa música que siempre está ahí, la música negra, llámale jazz de baile, funk, soul o como diablos esté de moda. Un bajo que no dejará de marcar el compás que corresponde, Ian “Dodge” Paterson, tenaz, seguro de su función, una banda de metales que sabe como reforzar melodías o como crear solos imprescindibles, un sexteto de vientos contundente. A la batería y percusiones, Oscar Cassidy, ya en el segundo tema Come and get it, empieza con una nick-pride-pic

contundencia tal, que aunque irán entrando los metales, coros de voces y la guitarra del líder, en ningún momento nadie es capaz de poner su voz por encima de sus tambores, enorme.  En Lay it on the line, el ritmo cruzado de Cassidy parece que va a volver a mandar, pero ahora la voz de Zoe Gilbi nos dice que el alma tiene nombre, también la guitarra de Nick Pride escoge espacio, aun que en ningún momento se erige como protagonista.  En Gold leader, aun que en la sombra de los vientos el suave frescor de la guitarra se hará mas notable, Hug Lorenzo es un cambio de registro o al menos de latitudes, el jazz latino o lo que fue la mezcla explosiva de Machito con Parquer, y Gillespi parece volver a aflorar.  En Waitin’ So Long ahora la encargada de mostrarnos su alma es Jess Roberts, otra gran voz para acompañar los detalles de la banda, genial la compenetración de vientos y percusiones, la voz de Jess nada que envidiar a las diosas de antaño. Midnight Feast Of Jazz, de nuevo descarga terrible de Cassidy, que hombre, los vientos siguiendole de cerca, la guitarra explicando sus histórias, con una velocidad sorprendente, la flauta de Dave Wilde, demostrando que cualquier instrumento puede hacernos bailar freneticamente, si el que lo toca tiene alma, cierra un trombón que ha escuchado posiblemente a Ray Anderson. Mia Sorella, otra vez la bateria marcando las lineas básicas en un tema que ira relajandose a medida que la guitarra y los vientos consigan adueñarse de los tiempos medios, muy bonito. La tercera voz que acompaña al grupo inglés es Susan Hamilton, en Brighter Day acompañada por un coro discreto, la complicidad de los vientos y sobre todo el ritmo de ese endiablado Cassidy nos ofrece otra descarga de música negra para bailar. Para cerrar Hotdoggin’ a medio camino de homenajear a Miles Davis y a el soul británico de todas las épocas, la banda de Pride, se despide con otro contundente directo a las piernas, no sé quien lo maneja pero hay un Hammond que saca chispas, al final la guitarra de Pride majestuosa y para cerrar todos juntos palmeando un compas que ira desnudando el bajo, ¿puedes pararlo? www.myspace.nickprade | Relacionados | Candido Querol

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Nick Pride & the Pimpentones