New York Ska Jazz Ensemble

NewYorkSkaJazzEnsemble
New York Ska Jazz Ensemble

Auditorio Rocío Jurado, Sevilla. 30 de Julio de 2012

La impresionante banda americana de ska reggae New York Ska Jazz Ensemble aterrizó el pasado lunes 30 de julio por primera vez en Sevilla. El lugar elegido para semejante ocasión fue la pequeña terraza del Auditorio Rocío Jurado de la capital andaluza. Con un público escaso pero ruidoso empezó el concierto, no sin algo de retraso, esperando quizás que la afluencia de espectadores fuera incrementándose. Pero el hecho de la poca asistencia no fue óbice para que ambas partes del espectáculo estuvieran a la altura del evento. La primera vez que New York Ska Jazz Ensemble tocaban en Sevilla debía ser un acontecimiento memorable, para el recuerdo. Y así fue. Desde las primeras notas del saxo de Rocksteady Freddy Reiter y sus secuaces los que allí estábamos no paramos de bailar a ritmo de ska, rockstady, reggae y modern jazz. El grueso del concierto estuvo basado en la presentación de su undécimo y último trabajo discográfico Double Edge (Brixton Records) pero sin dejar de recordar impagables clásicos de su repertorio como Take Five o esa magnífica versión del tema Obla Di Obla Da de los inmortales The Beatles. Una canción tras otra hacía que la temperatura fuera aumentando y que el calor propio de estas fechas en Sevilla se disparara, pero que se soportara mejor gracias al buen ambiente musical que estábamos viviendo. Llegando casi a las dos horas de actuación, los componentes de New York Ska Jazz Ensemblepensaban que ya estaba todo acabado, pero la entusiasta y ferviente energía de los presentes provocó que tuvieran que volver a las tablas hasta en dos ocasiones para rematar el recital con unos bises que ya sí dejaron contentos a los más impetuosos seguidores de esta banda neoyorkina. El único pero que se le puede poner a la noche fue la poca previsión de los responsables de la barra, pues a los veinte minutos de comenzar el concierto se agotó la cerveza. Y eso que estaba a precios desorbitados para lo que por estas tierras se estila. Un fallo garrafal que se solventó una hora después con nuevas dosis del oro amarillo. Y entonces por fin la noche fue perfecta. Alejandro López García – La Vuelta al Mundo en 80 Músicas