Nakany Kante | Naka

nakany kante naka2
Nakany Kante

‘Naka’ Slow Walk Music, 2016

Segundo disco de la cantante guineana afincada en Cataluña, una confirmación de que el Pop Malinké sigue pegando fuerte. Doce composiciones de Nakany que nos conducen directamente a esa África que tanto nos ha dado musicalmente y tan poco respetamos socialmente. Nakany sabe conjugar perfectamente las percusiones y los ritmos de su tierra con esa manera más pop de explicarnos sus pensamientos y recuerdos. Djoulou abre el disco, un tema de menos de un minuto sin instrumentos, jugando con las voces que repiten frases tradicionales demostrando como sólo con las palabras el pueblo puede hacer música. N’Torola Vicente Juan Andrés al bajo, Gustavo “Tato” Sassone a la batería y las guitarras de Kalidaf Sangaré y Sergio Cebrián Álvarez serán los encargados de que la música de Nakany adapte ese filtro más pop que ayudará a que acabes tarareando la canción a la segunda escucha. En Atedjà, se incorporan Drissa Diarra al balafón, Oumar Ngom al djembé y  Mami Mbengue a los coros y aun que seguimos en el pop Mandinga estos instrumentos nos impregnan de ese aroma africano tan necesario para elevar el espíritu. Kitibana gran trabajo de la batería y el bajo para conseguir ese ritmo afrobeat que envuelve la composición, los juegos de guitarras ayudan al vacileo, y por encima de todo la voz de Nakany yendo y viniendo con soltura, este tema en directo debe ser incendiario. Soukora, sólo la voz de Nakande y su guitarra acústica, no necesita más para narrar una historia, en este caso una historia que trata sobre esos niños que viven en la calle. No sólo en África, nos advierte Nakany. Soukora, un atardecer, una puesta de sol, las guitarras juegan entre ellas, la batería y las percusiones nos traen la fiesta. Dya, de nuevo la sección rítmica nos mete el ritmo en el cuerpo y las voces tienen que adaptarse a ese frenesí, muy bonito el juego entre la voz de Nakany, los coros y el bajo de Vicente Juan Andrés. Yala Fou, la guitarra nos traerá el blues, sin prisas, la calabaza de agua de Didac Ruiz le dará sabor y las voces nos mostraran esa encrucijada en que se encuentra esa mujer que camina sin rumbo. Kanakasi, a pesar de ser una historia triste  sobre la desaparición del hermano de Nakany, como siempre ocurre en la música africana, la tragedia siempre tiene un canalizador, en este caso es la guitarra mandinga la encargada de traer un soplo de esperanza. Sin duda una de las composiciones que más atraparan a su fiel público. Djanfa, volvemos a la música más intimista, calabaza de agua, percusiones y voz, África enseñándonos a perdonar, con lo que está haciendo la vieja Europa y la joven África sigue perdonando. Con Tougna llaga la fiesta, Juanlu de Calima y el gran Dani Macaco se meten dentro y hacen explotar todos los ritmos. Sólo por este tema ya vale la pena acercarse a este disco, te envuelve con ese vacilón de Macaco proponiendo claridad y estas perdido, maravillosamente perdido ¡Díselo! Para cerrar N’Dakan una fiesta con todos los músicos unidos en un canto que habla de que el destino está marcado y no puedes escapar, ¿para qué preocuparse entonces? Bailemos. La cita será este viernes 6 de mayo en Madrid en el Centro cultural de Conde Duque, a las 20.00h. + Info | relacionados | Candido Querol