Najma Akhtar & Gary Lucas

najma-akhtar--gary-lucas.jpg Najma Akhtar & Gary Lucas
“Rishte”
World Village/ Harmonia Mundi 2009

Por medio del músico y productor Gary Nesbitt (ideólogo del disco) se conocieron Gary Lucas, quien fuera guitarrista de los míticos Captain Beefheart, y Najma Akhtar, una de las voces indias “europeas” (nació en suelo británico) más importantes y que más están haciendo por propagar la música de sus antepasados en suelo europeo, con el fin de juntarse y parir este  disco. Del desgraciado terremoto que azotó Pakistán en 2005 salieron los primeros contactos entre Nesbitt y Akhtar, y de ellos, la idea de realizar un proyecto en el que el blues y la música india fueran de la mano. Para asaltar tal cometido con la solvencia y el rigor necesarios, Nesbitt tuvo muy claro quién era el músico idóneo con quien juntar a la cantante india, Gary Lucas. Del primer encuentro entre ambos músicos surgieron cuatro canciones que supusieron la base del proyecto, y el asentamiento de que a idea había traspasado su campo para convertirse en realidad. Once canciones que terminaron de grabarse y componerse en las dos siguientes visitas que Najma Akhtar  realizó a tierras estadounidenses, y que suponen una de las sorpresas discográficas del año. Bien es cierto que no es novedosa la fusión del rock, jazz, pop o música electrónica con la música de raíz india, véase el caso de The Beatles, Led Zeppelin, o Asian Dun Foundation entre otros, y ni que decir de la natural comunión que tiene con el flamenco, o con los ritmos africanos como bien demostró Trilok Gurtu. Pero sí resulta innovador el sonido clásico del blues o el rock de raíz con los raggas y las cadencias rítmicas indias. Y es que a eso suena este fabuloso Rishte. Las melancólicas slide guitars junto a la espiritualidad de la voz de Najma Akhtar, que a priori nada tienen que ver, pero que en este disco se funden de manera increíble transformando y trasladando al oyente a mundos y atmósferas sonoras envolventes a la par de diferentes. Sin lugar a dudas, un gran disco. // Bruno Freire León