Mercadante & Battaglia

Mercadante-Battaglia
Ciclo de Tango en Barcelona
Gipsy Lou, Barcelona. 7 de julio de 2014

Sigue consolidándose la propuesta del ciclo de tango en el Gipsy Lou, lleno total para escuchar de nuevo a la pareja formada por Marcelo Mercadante (bandoneón) y Gustavo Battaglia (guitarra) a los dos porteños les unen tantas cosas en común que la comunión es perfecta. Nacidos en Buenos Aires a mediados de los 60, residentes en Barcelona desde los 90, son muchas las noches en que se juntan a tocar en pequeños locales o en milongas de barrio. Ambos además de conocer muy bien la historia del tango y compartir gustos por los mismos compositores, disfrutan de los directos contagiando al público. Empezaron con Volver,  respetando a Gardel pero adornando los detalles, siguieron con una milonga de Troilo, el silencio era necesario para recoger los detalles que se estaban fraguando en la escena. Las manos de Battaglia, parecen acariciar solo las cuerdas, pero cuando te fijas en su izquierda los dedos presionan de tal forma las cuerdas que el sonido es más que puro.  Siguen con Nueva vida de Gustavo  y Mas  nada de  Marcelo, ambas incluidas en su trabajo Tachar nostálgicas, Karonte, 2009 (no me importaría que toda la noche nos quedásemos en ese disco).  Nos presentan un vals criollo, Palomita blanca, y puedes renegar de Strauss y compañía. Inician Oblivion de Piazzolla, y aquí como siempre tocamos cielo, Mercadante no solo adora a Piazzolla, como ya he dicho otras veces, para mi es su mejor discípulo. llegamos al descanso, aprovechamos para charlar con los músicos, Marcelo vuelve a recomendarme los nuevos músicos de la escena porteña  y a ensalzar a Julio Pane, como monstruo a seguir. Volvemos a la pista, para mi sorpresa, al igual que pasara el lunes anterior con el Exilo New Tango, el nombre del compositor  Julián Plaza vuelve a aparecer, Danzarín y Nocturna, son los temas escogidos. Composiciones bonitas que fluyen naturales, detalles que van aportando sin prisas los dos músicos. Sant Antoni  de Mercadante ese tema tan entrañable que le dedicara hace años a su barrio adoptivo, otro tema de Gustavo y la recta final solo puede cerrarse con Adios Nonino, el bandoneón de Mercadante se abre hasta lo infinito, Gustavo busca sonidos de voces lejanas que nos lleven hasta Piazzolla y el público sonríe feliz por haber tenido otra noche mágica.  + Info | Relacionados | Candido Querol