Marco Mezquida & Juliane Heinemann

4D Jazz Palafolls. 16 de junio de 2017

Otro proyecto del pianista Marco Mezquida, y van… En este caso forma dúo con la cantante berlinesa afincada en Barcelona Juliane Heinemann, una voz muy bonita que permite al piano del menorquín recrear estándares de los que siempre agrada recordar. Presentaban en el festival de Palafolls, Sing my Heart, el disco que auto editaron el año pasado, ante un público que demuestra cada viernes  ser un público ideal para estos eventos, por el respeto con que acogen  músicas tan intimistas. Empezaron con dos estándares Detour Ahead y Once Upon a Summer Time, Mezquida con un buen juego de pedales y Heinemann con  una voz blanca orgullosa de serlo y sin pretender imitar a tantas voces negras como suele ocurrir entre las cantantes de jazz. Siguen con un soneto de Shakespeare musicado por Rufus Wainwright con una sonoridad muy épica, Mezquida consigue unas tensiones que me gustan mucho. Siguen con Another spring, another love (M Dietrich) la voz de Heinemann le va perfecta para revivir a su compatriota y el piano de Mezquida coge ese regusto a Alfonso Vilallonga que tanto le gusta. Siguen con uno de los temas más arriesgados Se Song del complejo R Wyatt, Mezquida empieza a acariciar las tripas de su piano pero lejos de buscar el free jazz como en otras ocasiones aquí busca otras sonoridades más cercanas a la guitarra. Siguen con My Ship (K Weill) parece que el reivindicar algunos compositores alemanes va a ser una de las sorpresas de la noche, me parece estupendo.  También Heinemann usa pedales para cuándo quiere trabajar los ecos, en esos momentos en que Mezquida necesita espacios para crear ambientes. Hicieron un tema de Heinemann, While the drum keeps waltzing, siguieron con una versión de Frank Sinatra, Polka dots and moonbeans con un cierre de Mezquida de los que te dejan con la boca abierta. Se van a un pop muy elegante con Beautiful song o con Amateur (composición  que da nombre a un nuevo trabajo de Mezquida que todavía no ha visto la luz) ) Heinemann tenía un oukelele que usa para hacer ella sola Trawlerman’s song. Marco Mezquida nos presenta una primicia, un tema que ha compuesto para una amiga que ha perdido a su hijo, El jardí de les Ànimes, con un final impresionista que te sobrecoge. Otro tema de Kurt Weill con Mezquida buscando el blues y por si querías más blues para el bis, nos sueltan Azure del mismísimo Duke Ellington, la voz de Julianne aguantando con muchas tablas y Mezquida demostrando que también en el blues tiene ese algo especial que lo hace tan grande ¿será esa manera de tocar y de estar en el mundo que parece que no tiene prisa por nada? Que siga así. + info | relacionados | fotografías : Federico Francesch