Manuel Gutiérrez

Manuel-gutierrez
Manuel Gutiérrez
“Illa da Lúa” Freecode, 2011

Empieza a sonar Analoxía y aun que está claro que el sonido Sumrra te cae encima con todas sus fuerzas, pronto el contrabajo de Tom Warburton logra encontrar un espacio para decir las cosas sin gritar. Las cascadas de notas que salen del piano de Manuel Gutiérrez pueden hacerte pensar en la libertad rítmica que empezó Jarret y desarrollaron hombres como Esbjörn Svensson  o Mehldau gente que, Manuel-gutierrez-pic

como ocurre con este nuevo proyecto de Manuel Gutiérrez miran el jazz desde ahora mismo, desde el momento concreto que les ha tocado vivir, claro que conocen a Monk, pero no están todo el día pensando en él. En Starting Point inicia tranquilo Manuel pero de repente Dani Dominguez instala un ritmo que no deja tregua, saltarín, danzante obligándote a seguirles en su vuelo. Serie B es la única composición antigua, pero que no se había grabado, otra vez Domínguez coge las riendas, quizás sea la que más swing tiene en las teclas, es un tema corto y vigoroso, me recuerda a Ellington. Con  Illa da Lúa ya llegó el lirismo de Manuel, es un recuerdo de su viaje a Bolivia con Sumrra, es un tema precioso, el contrabajo de Tom Warburton como pasa en su proyecto con Marc Ayza, sabe instalarse en esa parte de atrás que siempre les toca a los contrabajistas y desde allí llevar el timón de un barco de paseo. Y llega Bágoas na chuvia y el tiempo se para, y por mucho que haya querido Manuel hacer un disco corto, en este tema no se puede quitar ni un acorde, en este tema cada detalle del palillo de Dani rozando el platillo, cada vez que Tom pulsa una cuerda o Manuel  reinventa un silencio puedes ver esas lagrimas en la lluvia y sabes que te ha tocado la fibra, sin lugar a dudas es una composición de las que solo ocurren de tiempo en tiempo, y por supuesto que es jazz. Para cerrar Reincidente, que empieza abocándonos de nuevo el sonido de Sumrra, y dejando claro que la diferencia entre este proyecto y Sumrra está en los músicos, Manuel sabe que tanto Warburton como Domínguez entienden sus composiciones y las defienden desde la libertad de dos músicos creativos. ¿Para que pedir mas?, ojala las puedan defender en directo y que el público las disfrute, que es para lo que se hicieron. www.manuelgutiérreziglesias.com relacionados | Candido Querol