Mah Damba

mah-damba
Mah Damba
“Â l´ombre du grand baobab” Buda Records / Universal, 2010


La mali Mah Damba ya nos dejó un grato sabor de boca con su disco Djelimousso, perteneciente a esta colección de Música del Mundo. Allí estaba acompañada por el ensemble de su malogrado esposo, Mamaye Kouyate, y daba buena cuenta de su portentoso arte a las voces. De hecho su recia y evocadora voz era calificada en la susodicha antología con el epíteto de La voz de los mandinga. Y razones no le faltan, pues su talento está a la misma altura que el de Kandia Kouyaté, Oumou Sangare o Ami Koita, algunas de las cantantes más respetadas de mah-damba-picMali. Por si fuera poco y para engordar su excelencia, su padre, Djeli Baba Sissoko, era un griot conocido como “uno de los más grandes narradores de historias de Mali”. Con lo que los genes de Mah Damba están fuertemente anclados a la música. En esta ocasión el motivo de este álbum no es más que el de honrar la figura del que fuera su marido, tristemente fallecido en septiembre del año 2009. Además de los lazos familiares les unían lazos artísticos, pues Mamaye, un virtuoso del n´goni (laúd africano de entre cuatro y diez cuerdas), fue también responsable en cierto modo del desarrollo de la carrera de su esposa. Así pues la figura del baobab no es más que la proyección de Mamaye Kouyate. Bajo los preceptos de la música tradicional mandinga Mah aparece acompañada por músicos como Jean-Jacques Avenel (contrabajo y doble bajo), Mamadou Diabaté (n´goni), Guimba Kouyaté (guitarra), Madio Sacko (djembé), Silima Sakoné (n´goni bajo), Yacouba Sissoko (tambores tama, dundun y guitarras), Makan Tounkara (ngoni), Sira Tounkara (coros) y Woridio Tounkara (coros). Los títulos no pueden ser más esclarecedores acerca del mensaje: Jòni massa dio (La verdad del rey es siempre la mejor), Kulo bè bò (El sonido de un grito), Jugu tè maa la (Solo la enfermedad es la enemiga del hombre) o Taama bannen (El fin de una desgracia), donde denuncia el adulterio que practican muchos hombres. El poderoso fuelle de Mah Damba también tributa a su padre en Jeli Baba, con una especie de rap de lo más añejo en el que desgrana sus virtudes, y nos regala un álbum acústico en el que prima lo esencial y se prescinde de virtuosismos y desarrollos intrincados. Grabado en los estudios Big Wheel en Montreuil (Francia) A l´ombre du gran baobab brilla por su carácter atemporal y por ese sabor a arena, acacias y mangos que destila. www.myspace.com/mahdamba I Relacionados I Miguel Ángel Sánchez Gárate

 

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Mah Damba