Los Chichos + Los Delinqüentes + Ai Ai Ai + 2mini d’js

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7 - Los Chichos + Los Delinqüentes + Ai Ai Ai + 2mini d'js Los Chichos + Los Delinqüentes
Festival Cruïlla de Cultures
Mataró. 18 de julio de 2009

El Cruïlla se reservó la rumba para su despedida, ofreciendo una noche de bailoteo con dos cabezas de cartel y unos teloneros con una larga trayectoria a sus espaldas. Para buena parte de los presentes, Los Chichos eran el plato fuerte de la jornada, una oportunidad como pocas de ver a uno de los grupos más míticos de la historia musical de este país, una noche para desempolvar melodías de la infancia, de tiempos de excursiones familiares a bordo del seat 124. Para otros, el conjunto solo representaba una curiosidad de la España castiza, un aperitivo interesante para lo que habían venido, Los Delinqüentes. Sea como fuera, el sábado en el Espai l’Arquera se reunieron distintas generaciones de rumberos dispuestas a escuchar y mover el esqueleto hasta altas horas de la madrugada. Ninguna se marchó decepcionada, puesto que cada grupo ofreció lo que se esperaba de ellos.
Los Chichos apostaron fuerte por sus grandes éxitos, buscando la colaboración del público, que iba desde la emoción desenfrenada de aquellos que se sabían los temas desde la primera frase a la casi indiferencia de los que escuchaban muchos de ellos por primera vez. Los hermanos Julio y Emilio González Gabarre, capitaneados por el hijo de Emilio, de igual nombre, se acompañaron de un puñado de buenos músicos para disparar clásicos como  Son Ilusiones, Mujer cruel o Historia de Juan Castillo. Todo recuerdos para un público que pudo volver a escuchar en directo el sonido de rumba rock de extrarradio que, junto a unas letras que reflejan la cruda realidad de los que viven alrededor de las urbes, son el signo de identidad de la banda.
Hacia el final del concierto, en el que ya nos anunciaron que no cabrían todos sus éxitos, pero que tampoco se prodigó demasiado, Los Delinqüentes salieron para tocar juntos Ni más ni menos el tema en el que participan en el último CD de Los Chichos, Hasta aquí hemos llegado, en el que colaboran numerosos artistas y que les ha servido de excusa para volver a primera fila de los escenarios.
A posteriori, Los Delinqüentes ofrecieron su ración individual, cantando sobretodo temas de su último trabajo, Bienvenidos a la época iconoclasta, pero sin olvidarse de los éxitos que los hicieron famosos, pertenecientes la mayoría a la primera época del grupo, como, El aire de la calle o A la luz del Lorenzo. A esas horas, mientras unos abandonaban el recinto ya satisfechos con el grupo anterior, otros se arrancaban por fin a bailar al ritmo de las guitarras y el cachondeo de los andaluces.
La noche fue larga, y si con anterioridad a los grupos mencionados había actuado Ai, Ai, Ai, uno de los clásicos de la rumba catalana; de cerrar la fiesta se encargaron 2 Mini Dj’s, que llenaron la pista de ritmos pegadizos que partiendo del sonido rumbero y flamenco del concierto fueron abriéndose geográficamente hacia la música de baile con raíz de buena parte del mundo. Prometo que no tiene nada que ver que estén vinculados a ésta casa, pero entre los que aguantaron hasta altas horas de la madrugada había consenso en que fueron uno de los platos fuertes de la noche. // Rita Villà