Le Ton Mité


Passé composé futur conditionnel
Crammed Discs, 2017

Le Ton Mité son una sabrosa anomalía sonora. Sus micropiezas que apenas sobrepasan el minuto de duración se convierten en una suerte de microcosmos donde colisionan una vasta paleta de géneros. Formados en torno a la cabeza bien amueblada de Mc Cloud Zicmuse, un americano afincado en Bruselas, esta cooperativa, o más bien comuna musical de freaks, da rienda suelta a una indolente kermés donde vale todo menos la obviedad. En su genética uno encuentra rastros de iluminados como Frank Zappa, Ween o John Zorn. Eso si, en lo que se refiere a su pantagruélica libreta de estilos estos belgas gastan personalidad y savoir-faire a partes iguales. Lo mismo se embarcan en una especie de tango con aires de vals y un halo de suspense en Cantina mexicana (donde recurren a un castellano poco ortodoxo: “mucho gusto / todas las tortas y las tostadas / lengua perdida / dos cervezas y todo va bien”) que se atrincheran en un drone de guitarra minimalista y gutural en There was a dome of awesome but now it´s gone. Entre medias hay todo un mundo para el esparcimiento y la diversión. Desde el soul a la Curtis Mayfield de Class war a la música de parque de atracciones de La danse carré, o el encofrado de fanfarria a la Nueva Orleans que gastan en Did Pharoah Saunders ever come back, las canciones se suceden como una montaña rusa de sensaciones. La promiscuidad estilística queda patente en los saltos de un tema a otro. Tan pronto uno está escuchando pop o chanson francesa como música barroca, free jazz o tonadas de cabaret, sin para nada desmadejarse el singular ovillo con el que tejen Le Ton Mité. A lo largo de estos cincuenta sorprendentes cortocircuitos se asiste a un despliegue de bromas (Micro capitalism (my friends are hustlers), exotismo (Butoh dancers), jocosidad (Al-BBQ-uerque pizza), provocación (Gaspillage) y dadaísmo (El Camino Real). Y todo ello sin perder la compostura ni la seriedad. Por muy paradójico que pueda resultar. + info I Relacionados I Miguel Ángel Sánchez Gárate