Cibelle / Las Venus Resort Palace Hotel

Cibelle-2010Cibelle
“Las Venus Resort Palace Hotel”
Crammed Discs, 2010

Esta artista multidisciplinar de Sao Paulo (Brasil) podría ser una versión de Lady Gaga con ropajes tropicalistas. Su fondo de armario surreal la emparenta con el provocativo gusto de la célebre diva norteamericana. Si no fuera porque se pone en la piel de Ursula Andrews cuando interpreta el calypso Underneath the mango tree, tema clásico de película del agente 007. Pero ahí está ese ejercicio de cabaret cósmico que plantea en Man over Mars, para descubrirse como una Björk embutida en un extravagante diseño de Agatha Ruiz de La Prada. Y es que los aires decadentes a lo Kurt Weill, con guitarra lunática estilo Captain Beefheart, que discurren en Melting the ice, advierten de que Las Venus Resort Palace Hotel es un folletín con capítulos y un guión de los que se aviene a una presentación, un nudo y un desenlace. Un trabajo conceptual y con formas cabareteras, para no andarnos por las ramas. De hecho en este disco Cibelle se metamorfosea en una tal Sonja Khalecallon y nos presenta a su banda como Los Estroboscopios Luminous. Toda una declaración de intenciones. Lightworks, del Cibelle-2010-2cinematográfico compositor Raymond Scott, parece escrita por el Tom Waits de Bone machine, con un contrabajo que pica las cuerdas entre unos coros abisales. Mientras que Sad piano es un mantra new age que mastica una letanía melancólica con la voz de una Enya bronceada a discreción por el astro rey. En Frankenstein se toma otras vacaciones tropicales con tambores playeros y voz azucarada de sabor a piña colada. Escute bem regurgita soul brasileño con un órgano Hammond sesentero y una guitarra que cruje con la intensidad de una cigarra en pleno recital estival. Mr and Mrs Grey tira de jazz de salón, noctámbulo y crápula, para mutar en una cabalgada de swing-rock a la manera de nuestra paisana Vinilla Von Bismark, y luego caer en una atmósfera mortecina de tanatorio. Los aires de spaghetti-western en formato acústico que brinda en The gun and the knife nos hace pensar en un Ennio Morricone embriagado por la erótica voz de Cibelle. Sapato azul gasta disparatado funk brasilero con unos destartalados fraseos de guitarra a lo Gary Lucas. Braid my hair es de las piezas más cabareteras del disco, arropada por unos solos orientales de teclado y guitarras. Aquí uno se imagina a Cibelle en la piel de una crepuscular Liza Minelli. La tercera versión en discordia que completa este trabajo es It´s not easy being green, que parece sacada del show de los Teleñecos. Y es que no es otra que la canción que interpreta la mediática rana Gustavo, pero filtrada por el cedazo psicodélico de la escuela Os Mutantes. El tercer disco de esta dama cyber-pop le hace alcanzar el otro lado de una cuerda floja en la que el riesgo logra doblegar el vacío satisfactoriamente. www.myspace.com/cibelleblackbird Relacionados // Miguel Ángel Sánchez Gárate