Khaled

khaled_cartanega.jpg Khaled
La Mar de Músicas. Especial Marruecos
Auditorio del Parque Torres. Cartagena
Sábado 4 de julio de 2009

El concierto inaugural del festival La Mar de Músicas ha tenido como protagonista a Khaled, un año donde el festival tendrá a  Marruecos como país invitado. El músico nacido en la portuaria y cosmopolita ciudad mediterránea de Orán (Argelia) es uno de los músicos más populares del norte de África y está considerado como el artista más destacado dentro del rai. En el escenario principal del festival, el Auditorio del Parque Torres, desde donde se divisa una espléndida panorámica del puerto de Cartagena, presentó Liberté (Universal, 2009) su magnífico nuevo álbum donde regresa a la raíz del género que ha difundido por todo el mundo y para el que ha contado con la producción de Martin Meissonnier. Hasta ahora no lo habíamos visto salir al escenario con el acordeón, instrumento que le acompañaba cuando en sus comienzos, aún siendo adolescente, tocando en bodas. De esta forma dio comienzo el concierto, más de intensa hora y media de música alegre, optimista e impecablemente interpretada. Su reciente disco incluye junto a temas nuevos piezas que seguía interpretando en directo pero hacía tiempo no las grababa, temas que cuentan con introducciones vocales poco comerciales  pero uno de los llamativos aciertos del trabajo. También la instrumentación y los arreglos próximos a la música árabe han ganado afortunadamente terreno, resolviendo un disco que está recogiendo los elogios de la crítica y la aceptación del público. Con su característica y omnipresente sonrisa se mostró pletórico de facultades vocales con las que dejó patente su buen estado de forma aclarando algunas dudas que nos habían asaltado en sus conciertos durante los últimos años. También resolvió algunos mal entendidos diplomáticos de los últimos meses, con las primeras canciones surgieron rápidamente las banderas argelina, marroquí y bereber, rápidamente se arropó con ellas pare luego distribuirlas sobre el escenario y proseguir la fiesta es que se convirtió su presentación en Cartagena donde ya se había presentado hace once años, desbordando en aquella ocasión las gradas de norteafricanos ansiosos de disfrutar de su ídolo. En esta ocasión llenó las gradas del auditorio sin incidentes y con júbilo general. Junto a los nuevos temas presentó piezas clásicas como SharaAïcha que fue el broche de oro a una vibrante noche de luna cartagenera casi llena y que fue coreada por el público. // Paco Valiente