Kevin Johansen

kevin-
Kevin Johansen + The Nada + Liniers

Apolo, Barcelona. 16 de abril de 2011
 
Aquella noche se alinearon las estrellas: Kevin JohansenThe Nada (la banda que lo acompaña hace más de diez años) y Liniers, el dibujante que atrapa con pinceles y colorines las canciones en un papel. Un buen rato asegurado.

El músico argentino, seductor por naturaleza, políglota por defecto y creativo por amor propio, por querer divertirse primero él para transmitir esa experiencia a la gente, conquistó con su propuesta de interacción permanente con los allí presentes: nos hizo cantar, bailar, subir a las más osadas al escenario para luego bajar él y enredarse entre la peña que, según él, no eran culés. Bromeó porque aquel sábado de abril no era un sábado más para la ciudad de Barcelona. Como si la alineación antes mencionada no le bastara al firmamento, el sábado 16 de abril se jugaba el super derbi del fútbol español: el Barça vs. el Real Madrid, de modo que mientras presentaba Vivo en Buenos Aire (un cd + dvd que compendia temas de sus diferentes discos y cuenta con invitados de lujo como Kiko Veneno, Ileana Cabra de Calle 13, Paulinho Moska y otros amigotes que dejaron su granito de arena), cada dos por tres hacía alusión al tema futbolístico, incluso una de las canciones que estaba en sus primeros acordes fue suspendida para proyectar en la gran pantalla del Apolo el penalti que estaba a punto de ejecutar su coterráneo, Lionel Messi y que para variar, fue gol.

Y así entre risas, goles y dibujitos versionó el antológico tema Hotel California de los Eagles, que entonó acompañándose de un «charango» (instrumento de cuerdas típico de la región de la cordillera de los Andes) mitad en inglés, mitad en castellano al cual rebautizó Hotel Patagonia. La simbiosis que se produce entre el cantante y el dibujante es sin dudas el alma mater del concierto y aunque mucho de sus gags estén previamente ensayados, se palpa esa “falta de respeto mutua” de la que tanto habla Kevin.

Promediando el show, Johansen salió con bizarría a rockanrrolear con una guitarra eléctrica color rosa con la estampa de Hello Kitty e interpretó S.O.S  Tan Fashion y continuó bombardeando con éxitos hasta que el tiempo tirano obligó a anunciar el fin.  Se fueron, pero como no podía ser de otra forma volvieron para despedirse con Fin de Fiesta, un tema en el que participan absolutamente todos los músicos cantando. Desde el batería, El Zurdo Roizner, la joyita de la banda, un señor entrado en años que tocó con músicos de la talla Vinicius de Moraes, Toquinho, El Gato Barbieri, Astor Piazzolla y Frank Sinatra, pasando por los guitarristas, bajista y el dibujante. Nadie se libró de poner voz a las estrofas del adiós. Un poco de todo eso y mucho más que todo lo aquí narrado sucedió aquella noche sobrada de astros.www.kevinjohansen.com | Relacionados | María Eugenia Montenegro (Revista Ritmos del Mundo)