Kayhan Kalhor / Erdal Erzincan

kayhan-kalhor-erdal-erzincan
Kayhan Kalhor / Erdal Erzincan

“Kula Kulluk Yakisir Mi”, Ecm Records / Distrijazz, 2013

“Menos es más” escribió Robert Browning en un poema de 1855 (el arquitecto Mies van der Rohe adoptaría, años más tarde, la frase como lema del diseño minimalista). Y aquí traemos uno de esos discos que refuerzan tal afirmación, uno de esos discos que necesitan pocos elementos para alcanzar la excelencia. En una esquina se sitúa el kamancheh del iraní Kayhan Kalhor, mientras que en la otra encontramos la baglama del turco Erdal Erzincan. Ambos son músicos con un enorme conocimiento y dominio de la tradición, además de poseer un exquisito gusto por la innovación. Trabajaron juntos por primera vez en el año 2004, para realizar el disco The Wind (también publicado por Ecm Records), y aquella colaboración supuso el inicio de actuaciones ocasionales que se han convertido en acontecimientos sensacionales. Básicamente, y como refleja este disco grabado, precisamente, en vivo (Bursa, Turquía, febrero de 2011), porque sus conciertos son un continuo de improvisaciones ante las que sólo queda aguantar la respiración. La conexión que establecen entre los repertorios persa y aleví, la intuición con la que toman y se ceden el protagonismo instrumental, la dinámica con la que dejan fluir el repertorio, parecen de otro mundo. Aunque tal vez no se trate de otro mundo, simplemente nos devuelven a uno que hemos olvidado. Porque no se trata sólo del trabajo realizado para encajar las distintas texturas que ofrecen las cuerdas frotadas del kamancheh (el violín de la música clásica persa) y las pulsadas de la baglama (un laúd de largo mástil, conocido también como saz). Es la naturalidad con la que se relacionan, entre ellos, con el público y con las canciones, es la intensidad espiritual de la música que nos ofrecen, a veces abrumadora y sofocante, a veces ligera y relajada, a veces intensa y acelerada. Seis composiciones (algunas tradicionales, otras propias) y cinco improvisaciones (así mismo se titulan, apenas un número las identifica) dan forma a un trabajo profundo, revelador y emocionante, que concluye con una excelente relectura de la citada The Wind y un espectacular final en el que entrelazan cuatro melodías tradicionales, a cual más bella, a cual más evocadora, a cual más poderosa. Con músicos como Kalhor y Erzincan nos movemos en un registro distinto del habitual, pues escucharlos y sentirlos (porque estos sesenta minutos de música tienen que resonar en nuestro cuerpo) nos traslada hasta una cumbre de sublime belleza. www.ecmrecords.com | Relacionados | Jordi Urpi