Jaume Llombart

llombart 2
Jaume Llombart

Solo. Underpool, 2015

El sello Underpool sigue apostando por productos originales y de mucha calidad, ahora empieza una serie de Solos, con una grabación echa en el 2011, pero que todavía no había visto la luz. Se trata de un trabajo del guitarrista Jaume Llombart, con los comentarios del también guitarrista Alfred Artigas y una dedicatoria a Monk, nos presenta Llombart nueve composiciones que curiosamente ninguna pertenece a Monk, aun que todas han sido interpretadas por el maestro. Y ahí recae para un servidor una de las cualidades de este trabajo, huele a Monk, sabe a Monk, aun que no haya piano ni sean sus canciones. He de reconocer que Thelonious Monk es mi músico preferido de todos los tiempos, y hay una manera muy particular de trabajar el tiempo, los ataques y los espacios de tensión en las interpretaciones de Llombart que me recuerdan placenteramente  a Monk. Empieza el disco con dos detalles cortitos, Abide whit me, un himno religioso que sirve de intro para la gran ceremonia que se avecina y Dinah que nos trae la alegría del sur, una pequeña dosis de energía positiva. Lulu’s back in town, aquí Llombart ya se ha permitido más de tres minutos para empezar a rebuscar con su guitarra el juego que supone trabajar con este instrumento lo que puede salir de las tripas de un piano. Y en Just you just me, ya ni te cuento, aquí ya puedes imaginarte a Monk de lleno o si me apuras hasta el mismo Agustí Fernández, todo esto partiendo de Nat King Cole.  I should care es Monk en estado puro sus cascadas de notas descendiendo a ascendiendo, que bien ha conseguido Llombart las tensiones, es un tema para escuchar con avidez, haciéndolo totalmente tuyo. Genial. Satin Doll, curiosamente no me viene a la memoria , sino la Orquesta Mondragón, recordáis como versionaban al Duke, que tiempos. Just a Gigolo, es un tema que proviene de un tango europeo y que en un principio lo tocaban las orquesta alemanas, Llombart en cambio, (me imagino) que  lo saborea desde la adaptación de Louis Prima. Nice work if you can get, un estandar de los Gershwin con todo lo que supone de arreglos perfectos. Memories of you, lo habrá tocado medio mundo pero para mí siempre será Monk, de nuevo Llombart se mete totalmente en el tema, parece pecado respirar, pasa de los agudos a los graves con habilidad de trapecista, muy hermoso. Para acabar Bye Bye when the morning, otro detalle de un minuto para cerrar, otra hermosa oración que despide un disco que ha reflejado en  menos de media hora la música de unos tipos que hicieron grande el jazz. + info | relacionados | Candido Querol