Jaro Milko & The Cubalkanics

JaroMilko TheCubalkanicsCD
Jaro Milko & The Cubalkanics
” Cigarros Explosivos!”, Asphalt Tango | Karonte 2014

Cuando cae en tus manos un disco editado por un prestigioso sello como Asphalt Tango (Fanfare Ciocărlia, Mahala Rai Banda, Kal, etc), siempre te predispone a escuchar algo interesante. Además si el nombre del grupo es “Cubalkanics”, la cosa aún parece que promete más.
Pero primero veamos cual es la historia tras Jaro Milko & The Cubalkanics. Milko nació en Suiza porque sus padres se mudaron allí desde Checoslovaquia. En sus inicios musicales pasó por varios grupos de diferentes estilos, punk, vanguardia, jazz, pop, rock. Aunque fue a partir de 2001, cuando entró a formar parte de la banda Prekmurski Kavbojci, donde mezclaban rock y músicas balcánicas y comenzó su admiración por el swing gitano del gran Django Reinhardt. Pero su reconversión final llegó después de ingresar en los recomendables Firewater, una banda comandada por Tod A y etiquetada como “world punk” que mezclaba punk, cabaret, ska, jazz, folk, klezmer o gypsy y donde coincidió con músicos como Ori Kaplan y Tamir Muskat (Gogol Bordello, Balkan Beat Box), entre otros. Milko cuenta que estando con Firewater de gira por EEUU, alguien les dio un recopilatorio de cumbia del cual quedaron cautivados y la escuchaban continuamente. El propio Tod A escribe en la parte interior del disco como ocurrió la transformación musical de Milko: “En ruta desde Sofía a La Habana, el guitarrista Jaro Milko tuvo una visión, casar las melodías balcánicas de sus raíces, con el groove sudamericano que él amaba, inyectándole un estridente nuevo espíritu”. Y el propio Milko añade sobre su viaje a Cuba: “Allí todo me era familiar y extraño al mismo tiempo. Me enamoré del sonido de sus guitarras y del tres cubano”. A partir de entonces creó su banda, un quinteto (¡sin bajo!), con base en Basilea (ciudad de Suiza fronteriza con Francia y Alemania). Pero para formarla no pensó en los instrumentos, sino en las personas y tenía muy claras quienes iban a ser. Eric Gut se encargaría de la batería y percusiones, y junto a él Ines Brodbeck también a las percusiones, porque se entendían a la perfección. Lukas Briggen sería el trombonista y trompeta, además con un gran secreto, mediante unos pedales podía hacer de bajo con sus metales, y Eric Gilson con su órgano podía complementar las otras partes, que es algo muy de los años 60. Con ellos empezó a grabar y tras bastantes ensayos el resultado fue Cigarros Explosivos!.
El disco empieza con una de las canciones estrella, Cumbia Griega. Una mezcla muy rítmica de cumbia y chicha peruana con una guitarra de aires psicodélicos que nos recuerdan a los Chicha Libre. El Topo (con una guitarra a lo Dick Dale), Music, Rum and Cha Cha Cha o El Perro son también tres temas de cadencias latinas dinámicas con gran peso de las percusiones. En Summer in January es el son cubano el que impregna la canción. También hay temas de atmósferas misteriosas e inquietantes como Danza Mentirosa o Cumbia No.5. Otras como Cumbia Orientale o Belly’s Bounce (con una intro sacada del Manea de Fanfare Cioc
ărlia) tienen más acentos balcánicos, pero sin perder ese sabor latino. Como curiosidades Miseria, un corte fronterizo en clave de suave ska que hasta podría firmar nuestro amado Depedro. All the Past que recuerda “peligrosamente” a The Guns of Brixton de The Clash. Y el tema que cierra el disco, una versión muy bailable del Nah Neh Nah que hicieran famoso el grupo belga Vaya con Dios.
Resumiendo y como ellos mismos dicen: “existe un lugar donde el ritmo de la cumbia, el sonido de Cuba y la música balcánica se encuentran. Donde la guitarra surf, el son cubano y la fuerza de los vientos gitanos están uno al lado del otro. Y todo eso pasa en Jaro Milko & The Cubalkanics”.
¡Ah! y en el libreto del disco hay una frase que me encanta que dice: “si la música es una droga, está banda va cargada”. ¡Pues queremos probarla!.
+Info | Relacionados | Miguel Amorós.