Jacob Edgar de Cumbancha

jacob-edgar-6-3-10.jpg Cumbancha.
Es actualmente uno de los sellos más interesantes y activos de la World Music. Jacob Edgar es su fundador y respondió amablemente a nuestras preguntas.

Para quien no conozca su historia, Cumbancha tiene un pasado muy ligado a Putumayo. Pero mientras ese emblemático sello se fija principalmente en los recopilatorios, Cumbancha se dedica a los artistas, normalmente emergentes, pero con un futuro más que prometedor, y eso dado los tiempos que corren, es algo necesario y muy valiente. Quizá por ello Womex, el más prestigioso e importante mercado internacional de la World Music, le premio con su Top Label Award. Artistas como Rupa & the April Fishes, Sarazino, The Idan Raichel Project, Novalima, Chiwoniso, Habib Koité, Dobet Gnahoré, Ska Cubano o Andy Palacio forman parte de su catalogo. Os dejamos con Jacob y sus respuestas.

¿Cómo nació Cumbancha?

Después de ocho años con Putumayo, yo tenía muchas ganas de dirigir mi propio proyecto de compañía, ser yo quien tomara las decisiones sobre la dirección artística del sello. Aunque Putumayo experimentó firmando artistas, básicamente su labor se ha centrado en hacer recopilatorios. A mi me apetecía mucho ayudar a algunos artistas en el desarrollo de sus carreras. También me di cuenta de que había muchas oportunidades en el ámbito de las músicas del mundo que Putumayo no estaba aprovechando. Me gusta mucho el trabajo que hago con Putumayo, pero yo quería ser mi propio dueño. Cumbancha comenzó oficialmente en abril de 2006.

¿Cómo fueron los primeros pasos del sello?

Con el apoyo de Putumayo fue mucho más fácil empezar. Desde el principio, Putumayo me ofreció distribución internacional y me ayudó estableciendo relaciones con fabricantes de Cd’s, prensa, promoción y demás. Por otro lado el momento que elegí para lanzar el sello fue el peor posible en la industria de la música. Probablemente he tenido que luchar mucho más que si lo hubiera empezado diez años atrás.


¿Siguen teniendo relación con Putumayo?

Sí, aunque ahora Cumbancha es mucho más independiente de Putumayo que antes. Ahora tenemos nuestras propias redes de distribución, promoción, etc, aunque Putumayo nos distribuye en algunos países de África, Asia y América Latina, donde seria difícil trabajar solo. Además, yo sigo investigando musicalmente para Putumayo, viajo por el mundo buscando nuevos artistas y canciones para sus recopilatorios. Todavía escribo la mayoría de los libretos de Putumayo y hay un equipo de Putumayo que trabaja conmigo en mi oficina en Vermont. Es aquí donde mantenemos el archivo musical de Putumayo, por ejemplo.

¿Hubieron otros sellos internacionales como referencia cuando empezaron a trabajar y que les sirvieran de inspiración?

Sí, me inspiró mucho World Circuit, que es un buen ejemplo de sello pequeño, pero que gracias a la calidad y la buena selección artística, obtiene grandes éxitos como Buena Vista Social Club, Ali Farka Toure, etc. También otros sellos como Six Degrees, Crammed, Luaka Bop,… son ejemplos de sellos pequeños que han mantenido un nivel de éxito después de muchos años. Y quien no tiene el sueño de conseguir tener el éxito de productores como Chris Blackwell, que trajo a Bob Marley al mundo. Cumbancha está todavía buscando su Bob Marley, un artista universal de gran éxito internacional.

¿Ha cambiado Cumbancha mucho desde el principio? y ¿Cuál es su momento actual?

No, el sello es básicamente el mismo, aunque tenemos un equipo más grande. Mucho antes de empezar yo tenía muy claro el concepto de “brand development” (estrategia de marca), o sea, el diseño de los discos y la imagen del sello. He aprendido de mi trabajo con Putumayo que es muy importante ser estable y desarrollar la fe en el público. La gente tiene que saber que si compran un disco de Cumbancha, aunque no conozcan al artista, les va a gustar.
En este momento, estoy metido en un nuevo proyecto muy especial. Soy el presentador de una nueva serie de televisión que se llama Music Voyager (www.musicvoyager.com) que sigue mis aventuras descubriendo música en diferentes países del mundo. El programa lo difunde National Geographic y PBS en los Estados Unidos. Es muy divertido, pero me lleva mucho tiempo. Esto me hace ser muy selectivo en los nuevos proyectos de Cumbancha.

¿Están satisfechos por ese premio que les concedió el pasado año el festival Womex?

Sí. Siempre es una alegría recibir el reconocimiento de tus compañeros en la industria de la World Music. Lastima que no sea un premio de “los más vendidos” (risas), pero esto llegará  próximamente.

¿Ha habido algún disco que haya hecho cambiar el punto de vista del sello?

El disco Wátina de Andy Palacio fue muy especial. No solo porque es uno de los mejores discos de todos los tiempos (y no es sólo mi opinión, amazon.com lo seleccionó como el mejor disco de músicas del mundo de todos los tiempos), sino también por su historia que es muy emocionante. Andy falleció un año después de editar el disco y fue un año increíble con muchas experiencias memorables. Él ganó el premio Womex de mejor artista, fue nominado como Artista de Paz de la UNESCO y giraba por todo el mundo. Dos meses antes de su muerte, visitamos su pais, Belice, con quince periodistas para descubrir la cultura y música Garifuna. Fue un viaje muy especial y nadie podía imaginar que, inesperadamente, Andy moriría de un ataque de corazón. Fue un disco que no solo tenía valor como obra de arte, sino que también gracias a su exitosa recepción a nivel internacional, inspiró una nueva generación de Garifunas que ha servido para revalorizar su propia cultura.

¿Qué cree que hace diferente a Cumbancha de otros sellos?

Nuestra actitud es que las músicas del mundo no sólo son para aficionados, sino que es también “mainstream”. Estamos convencidos que a todo el mundo les gustarían las músicas de otros países y culturas, si tuvieran oportunidad de descubrirlas. La meta del sello es llegar a un público más grande alrededor de todo el mundo y no enfocarnos en un mercado pequeño y particular.

Hay una frase popular que dice que “la mejor forma de conocer una cultura es escuchando su música.” ¿Es eso importante para Cumbancha?

Totalmente. En mi vida personal, la música ha abierto muchas puertas y creo que eso sirve para todo el mundo.

La música que les gusta y que escuchan ¿Es la misma música que publican en su sello?

Sí, absolutamente. No podría editar un disco que no me encantara personalmente.

¿Les afecta la llamada “crisis de las discográficas”?

Sí. Quizá no de una forma directa, pero la crisis ha hecho que disminuyan las tiendas de discos y, además, ha hecho más conservador a la prensa que también está sufriendo a través del impacto de los nuevos medios de divulgación. Por otro lado, sellos como Cumbancha tenemos nuevas maneras de llegar al público, porque no hay fronteras con internet.

¿Próximos proyectos de discos y actividades?

Además de mi programa de televisión  tengo cuatro discos terminados para este 2010. Razia Said de Madagascar, el disco nuevo de Sierra Leone’s Refugee All Stars, una cantante impresionante de Brasil que se llama Luísa Maita y un estrella de reggae de Indonesia que se llama Tony Q Rastafara.

¿Un momento importante para recordar de estos años?

Hace un mes yo estaba un Washington DC para filmar un episodio de Music Voyager con India Arie, Dobet Gnahore e Idan Raichel. India Arie es una gran estrella de neosoul, Dobet una artista maravillosa de Costa de Marfil e Idan un pianista y gran figura en la escena musical en Israel. Los filmaron en el estudio ensayando y el día siguiente actuaron juntos en un concierto en el Kennedy Center frente al Presidente Obama y su familia. El concierto se hizo el día nacional de Martin Luther King Jr. y fue muy especial ver este concierto multicultural en ese ambiente, durante ese día y frente a un Presidente de raíces africanas que representa un nuevo momento en la historia del mundo. Fue uno de los mejores que he visto en toda mi vida. Cumbancha // Miguel Amorós.