Hablamos con Luis Calvo

LuisCalvo Pirineos-Sur-2013
Luis Calvo, director del Festival
Las músicas de las Metrópolis (1ª parte)

El próximo 12 de julio empieza una nueva edición del Pirineos Sur, Festival Internacional de la Culturas. Una edición que con el título genérico de Metrópolis llevará casi una cincuentena de actuaciones o actividades a los pueblos oscenses de Sallent de Gallego y Lanuza (en su espectacular escenario flotante). Artistas procedentes de cuatro continentes con el denominador común de su propuesta “urbana”.
Y ya lo he dicho en más de una ocasión, todo aquel que haya acudido una vez a este festival, le resultará difícil no volver. Y si no lo hace, seguro que cuando llega el mes de julio, lamenta perdérselo. Este año es la XXIIª edición y eso quiere decir que puede haber personas que fueron por primera vez siendo unos jóvenes y ahora pueden volver siendo familias. Y quien sabe si no forjaron esa unión en el mismo festival (y puestos a contar secretos, tenemos constancia de más de un caso). Llegada a esta “edad”, el festival ha conseguido un prestigio tal, que mucho de su público apenas se plantea que artista va a ver, porque sabe que la calidad está asegurada.
Para hablar sobre el festival que mejor que su creador y director Luis Calvo. Con él nos citamos una tarde en la ciudad de Barcelona y como mandan los cánones llegamos diez minutos antes a la cita. Pero ¡sorpresa! Él ya estaba allí.
Luis es un tipo afable, fácil de tratar, irónico en muchas ocasiones y puede que parezca serio, pero siempre con una sonrisa que derriba toda acritud. Buen hablador y seguro en sus razonamientos, que expone con claridad, sobre todo en lo que respecta al festival. Puedo afirmar que lo he visto en muchos y distintos momentos del festival (malos y buenos) y siempre sin alterarse lo más mínimo.
Aviso que la entrevista fue larga, así que haremos dos entregas para no abusar de la paciencia de los lectores.

Tengo la impresión de que el leit motiv de este año, “Metrópolis”, es el más abierto de estos últimos años? ¿Ha sido así?
Es abierto en cuanto que la temática permite no centrarse en una realidad geográfica o cultural. Justamente en el prologo del dossier de prensa de este año, digo que históricamente el festival ha tenido temáticas geográficas, culturales o ideológicas. Y quizás por eso a veces me han llegado a preguntar de todo, si éramos un festival de música africana, o de música tradicional, etc. Casualmente, o no, estos dos últimos años nos han permitido centrar ideológicamente el festival. El año pasado el lema fue “En Busca Del Sur”, porque aunque seamos un festival de músicas populares, siempre hemos tenido más interés por mostrar aquellos proyectos que no provenían de los “grandes centros de poder”, teóricamente el sur, y también somos un festival de músicas urbanas, para aclarar que no somos un festival de jotas o sardanas, que podríamos programar, pero ese no es el leit motiv del festival y, además, ya hay otros sitios que lo hacen y muy bien.

Tener este “hilo argumental” nos permite ser más abiertos y no centrarnos en algo demasiado concreto. Sustancialmente siempre hemos intentado dedicar por lo menos un 80% a esa temática central del festival, aunque hayan habido algunas “perlas” que se salieran del tema.
Con el de este año, “Metropolis”, también reivindicamos que este es un festival de músicas populares, pero actuales. Este año por ejemplo están Manel que son de Barcelona, Eli “Paperboy” Reed que viene de Boston, Café Tacvba de Mexico, etc. que refuerzan esa etiqueta de “músicas urbanas”.

¿Os ha pasado alguna vez que el “concepto” del festival os haya impedido contratar a algún artista interesante?
Sí, nos ha pasado muchas veces, porque hemos querido ser “estrictos” en mantener el concepto. Si hacemos un año un especial Sahel y metemos a Patti Smith porque viene de gira, estará bien, pero no pega. Esa es nuestra forma de trabajar, que pensamos que tiene una coherencia. En vez de mirar el mercado para ver quien está de gira y ver que nos pueden colocar, preferimos empezar por trabajar lo que nos interesa para este año.

Y después de esos veintidós años, ¿aún os quedan artistas pendientes?
Pues sí. Por ejemplo Caetano Veloso. Lo hemos intentado varias veces pero no ha podido ser. O Paolo Conte también nos haría ilusión. Otros que intentamos y que lamentablemente ya no podrán ser fueron Miriam Makeba o Lucky Dube. En estos casos y si no encajaran con la temática, haríamos un concierto especial, aunque no es la norma.

¿Cuándo nace el concepto de cada año del festival?
Normalmente nace cuando está en marcha el del año anterior. Es una forma de poder trabajar con tiempo. Por eso en octubre casi ya lo tenemos listo. Y en relación con si los artistas que traemos son ofertas de las giras que promocionan las oficinas de management, más bien ocurre lo contrario. Nos pasa muchas veces que una vez que le ofrecemos que vengan a nuestro festival, los artistas o sus oficinas, aprovechan para llevarlos a actuar a otros sitios.
Este año eso nos pasa con dos grupos de Lisboa, A Naifa y Dead Combo que actúan en Sallent, Natalia Lafourcade también o Blitz The Ambassador que hace una gira por Francia pero no en España. Así que las propuestas más del festival, de aquello que queremos mostrar, que es más desconocido y que pensamos que son nuestro sello, lo traemos aunque sea especialmente para el festival. Evidentemente después también hay que poner nombres más conocidos, para que por lo menos las instituciones digan: “hombre, pues viene gente al festival” (risas).

¿Se siguen potenciando los principios básicos del festival: la diversidad, la-biodiversidad y la cooperación cultural?
Totalmente. En relación a la diversidad, siempre hemos defendido propuestas que venían de sitios “no evidentes”. A lo largo de la historia del festival hemos programado grupos de todo tipo, nos da igual que canten en catalán, corso o en cualquier lengua minoritaria, o que vengan de territorios que no tengan resonancia, o que no tengan discográfica.
En relación a la naturaleza, es lo que nos da ese plus que nos hace únicos, porque el sitio donde se hace es especial. La misma programación hecha en un polideportivo de una ciudad, pierde por lo menos un 50% de su encanto. Por otro lado somos muy conscientes de que hay conservar el lugar donde se hace. En relación a esto llevamos años haciendo recogida selectiva de basuras, reciclaje de aceites, etc. y este año hemos dado un paso más. Hemos “obligado” a todos los restaurantes de Sallent y del mercado, a que todos los platos y vasos sean biodegradables. Estos pasos que se dan se van consiguiendo poco a poco, porque nos guste o no, son costes. Si los vasos de plástico los pone la marca de cerveza de turno, son gratis, pero los biodegradables los paga el festival. Quizás eso nos cuesta tener que programar un grupo menos, pero así conseguimos no tener restos de plásticos que pueden permanecer años ahí.
Y sobre la cooperación, la seguimos haciendo, pero obligados por la coyuntura, este año es algo más modesta. Otros años hemos hecho dos o tres proyectos, pero la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarroll ha quitado todas las ayudas para este tipo de proyectos. Así que este año solo ha sido la Diputación de Huesca la que ha asumido los costes, con lo cual nos hemos centrado en un solo proyecto musical que este año está capitaneado por un oscense, Raúl Usieto, más conocido como Pecker, y creo que será muy interesante. Además también estará en el Mercat de Muisca Viva de Vic, porque la idea es iniciar algo pero que pueda tener continuidad.

¿Te importaría destacar algunos artistas de la edición de este año?
Las propuestas más “atrevidas” son las de Sallent, porque no hay ninguna presión, ni tenemos que esperar que haya un público mayoritario, ni hay problemas de taquillas (son gratis), ni nada. Por ejemplo las dos bandas que antes mencionaba de Lisboa, A Naifa y Dead Combo, que como capital ibérica siempre ha estado maltratada y olvidada, me parece que son propuestas muy contemporáneas y a su vez pegadas a la tradición. También me gustaría destacar los conciertos familiares que se van a hacer por la tarde, a los que hemos bautizado como “Días de Sur” para remarcar que el festival va más allá de los conciertos de la noche y para quitar la etiqueta de “actividades paralelas”. Ahí estarán el Ethno Trío Troitsa que viene de Minsk (Bielorrusia), o Los Aguas Aguas de Veracruz (México), o la Jaipur Maharaja Brass Band de Jaipur (India). Los tres son grupos muy interesantes y que por tocar a las 19:00 pueden parecer que no tienen importancia. Pero justamente el festival es también eso. Ahora que hemos cumplido 22 años, mucho de nuestro público que empezó viniendo joven, ahora puede tener niños y le sigue gustando el festival, así que hemos potenciado la tarde y con el mismo tipo de música. +Info | Relacionados | Miguel Amorós.