Funambule trio

FunambuleTrio2
Funambule trio

La fonction de la Terre
Label Manivelle, 2016

Siempre me han gustado los tríos, dentro del jazz, durante muchos años el formato de trío incluía un piano, un contrabajo y una batería. Tenemos una gran cantidad de tríos que nos han ofrecido horas y horas de buen jazz, pero algunos “atrevidos” fueron saltándose las “normas” y sustituían el piano (solista) por saxofón, trompeta, guitarra, instrumentos que pasaban a liderar el trío. También el contrabajo se veía substituido por tubas, o instrumentos de otras culturas que podían hacer el trabajo del bajo con otras texturas muy interesantes. El trío que nos ocupa, se basa sólo en vientos, el ritmo no les preocupa en absoluto, pueden crearlo si lo necesitan pudiendo prescindir de la sección rítmica estándar. Étienne Lecomte a la flauta, Alain Angeli al saxo alto y Laurent Guitton a la tuba nos ofrecen trece composiciones del primero, que son trece pequeñas escenas que tienen en común la libertad, o mejor la ausencia de patrones, y carecen de fronteras estilísticas. Hay guiños al pop, en esa Liverpool que casi sin querer acaba consiguiendo un estribillo a tararear (muy bonita) Contacto con el jazz, el gran Ornette suele estar presente en los trabajos de riesgo, y el saxo de Alain Angeli sabe acercarse a la libertad de Coleman con el respeto que merece. La flauta de Lecomte, en esa maravillosa Africa, rebusca con insistencia entre las músicas tribales. En La Marche des Chameaux, no han podido evitar marcar un ritmo, el de la misma marcha, aquí en el momento en que flauta y saxo trabajan juntos y la tuba mantiene el paso, puedes imaginarte el grupo de beduinos, pero antes de que te relajes, flauta y saxo ya han comenzado a volar libres, un tema muy recomendable. O esa salsa bailable, Salsa des VK ¡Dios ¡ no tienen fronteras, quieren hacernos bailar con una tuba. Otros temas tan sugerentes como The wake, Crossroads V, Yim & Yang, nos invitan a recorrer músicas de otras culturas o al menos a pellizcar aquello que les interesa de diferentes manantiales. Se dejan caer por Ribadeo (me imagino la escena al atardecer esperando que lleguen los barcos cargados de tesoros gastronómicos) e incluso cierran con una especia de jazz fúnebre titulada Choral. Si te gusta e interesa, estas abriendo las puertas a una discográfica, Label Manivelle, que lleva diez años apostando por divulgar las composiciones de Etienne Lecomte, agitador que sabe rodearse de músicos franceses y también españoles, entre muchos proyectos cabe destacar su Vrak’ Trío dónde milita Oriol Roca a la batería, otro músico inquieto dónde los haya y The ballad of the fallen (clara referencia a The Liberation Music Orchestra) dónde además de Roca está el saxo de  Miguel Fernández. Lo dicho, jóvenes creadores de músicas sin etiquetas, que tienen la suerte de haber crecido escuchando agitadores como Louis Sclavis, Portal u otros sopladores de su misma generación ya consolidados, como el saxofonista Vincent Peirani. Suerte que tienen los galos, y los que se acercan a ellos. + info | relacionados | Candido Querol