FESTIVAL DE MÚSIQUES RELIGIOSES I DEL MÓN

FESTIVAL DE MÚSIQUES RELIGIOSES I DEL MÓN
Girona, diversos escenarios
Del 25 de junio al 16 de julio de 2008

Que la imposición de identidades y fronteras es un hecho tan relativo como arbitrario lo pone de manifiesto la constante hibridación de la música y el arte, por encima de esos muros invisibles que dicen separar naciones o colores de una misma piel.

Coincidiendo con el Año Europeo del Diálogo Interreligioso, la ciudad de Girona presenta un programa completo de conciertos y otras actividades paralelas con el fin de demostrar que tampoco las diferencias religiosas son razón para el conflicto entre pueblos. Géneros, estilos, idiomas y épocas se amalgaman en este novena edición del Festival de Músiques Religioses i del Món, a celebrar entre el 25 de junio y el 16 de julio. La parrilla integra un paisaje rico en variedad y plantea un horizonte sin límites, como un mapamundi en el que no existan puntos cardinales ni ordinales. En poco menos de un mes se mezclan lenguajes y culturas, ideologías y religiones, clasicismo y músicas populares.

 Al respecto, el bloque mal llamado “culto” está este año muy marcado por el sentimiento del duelo y la contrición religiosa, con esperanzas de una paz en el mundo que, en estos tiempos que corren, parecen no darle tregua las industrias que se lucran de la guerra y del hambre. Es el caso de los réquiems de Brahms y Victoria que interpretan respectivamente la Orquestra Simfònica del Vallès con más de 150 voces –y, entre los solistas, el joven barítono Joan Martín-Royo– y el Tallis Scholars, firmando su particular versión a capella del Officium Defunctorum, la obra maestra de Tomás Luis de Victoria. Éste y otros autores de los siglos XVII y XVII –como Häendel y Monteverdi– serán los escogidos por el contratenor Xavier Sabata, acompañado en el arpa barroca por Siobhán Armstrong. Asimismo Johan Sebastian Bach, eterno músico de cámara de Dios, será uno de los dos grandes homenajeados del festival: por un lado, con la integral de suites para violonchelo a manos del prestigioso Jean-Guihen Queyras; por el otro, por el organista Olivier Vernet, quien también se suma al recuerdo de Olivier Messiaen, de cuyo repertorio se recupera el sensibilísimo Cuarteto para el fin de los tiempos que compuso en un campo de concentración alemán y que el Ensemble Intercontemporain reproducirá junto al montaje escénico que Perejaume ha creado en exclusiva para el evento. Por su parte, los Maestros de Capilla de la Catedral de Girona se apuntan al festival con un repaso a la música de los sitios de Napoleón, amén de los cantos sagrados de la liturgia ortodoxa recreados por el coro de Divna Ljubojevic y la Música Callada de Frederic Mompou, inspirada en los versos de San Juan de la Cruz.

El lado étnico del programa despliega un viaje por la cultura sonora del Rif marroquí con la participación de Khalid Izri, toda una institución entre el pueblo amazigh, además del mestizaje entre el pop y la música de raíces yemenitas y hebreas de Noa (promocionando su disco Genes & Jeans, ) y danto también voz al activismo con mensaje de Gilberto Gil, la tradición sufí de Qawal Najmuddin Saifuddin Brothers y las esencias célticas del grupo irlandés Altan. La fiesta y el ritmo lo aportarán el combo paulista Barbatuques –encargado también de un taller de percusión para los más pequeños–, el pasacalle ciudadano de Tactequeté y Bloc Quilombo, y las melodías gitanas de Boban & Marco Markovic Orkestar y otomanas de Istambul Oriental Ensemble del siempre inquieto Burhan Oçal.

Paralelamente al festival se ha preparado en los alrededores de la catedral un mercado culinario donde degustar la cocina de medio mundo –así, si ni la fe ni la música aúnan las almas, que lo haga la seducción del estómago– y los ciclos de conferencias, mesas redondas, cine-fórums y talleres que se han proyectado para la Semana Intercultural de Girona, en pleno ecuador del festival. Historia, variedad y eclecticismo confluirán en una misma ciudad a fin de romper con los tópicos del festival de verano al uso, consiguiendo trascender las geografías y hasta las tiranías de épocas y modas, manteniéndose como uno de los pocos festivales con carácter y personalidad propios. Sin duda, un referente a tener en cuenta. Para más información: www.ajuntament.gi/musiquesreligioses / Iván Sánchez Moreno & Jordi Urpí