FESTIVAL CRUÏLLA BCN

FESTIVAL CRUÏLLA BCN
Parc del Forum
30 de agosto de 2008

Exactamente un año hacía que no pisaba la ciudad condal, por lo que el evento seleccionado para mi vuelta a tierras catalanas fue la celebración de la primera edición del festival Cruïlla Barcelona. El cartel del festival acogió a un buen número de bandas y artistas, pero el calor asfixiante que acompañó durante toda la jornada a la ciudad, impidió que mi presencia en el recinto junto con la de mis acompañantes, no se efectuara hasta las 20:00 horas. En ese momento estaba programada una de las mayores atracciones bajo mi punto de vista del festival, el marfileño exiliado de su país por amenazas, Tiken Jah Fakoly. A pesar de lo temprano de la hora, el recinto del forum ya registraba un aforo destacable para escuchar el reggae de este agitador músico africano que fue desgranando en su mayoría las canciones de sus tres últimos discos: Francafrique (Universal 2002), Cop de Guele ( 2005 Universal) y L´Afrique ( 2007). Tiken Jah Fakoly es un artista en toda regla. No solo por la repercusión en su país y el continente africano, por la clarividencia de sus letras y la calidad de la banda que le acompaña, si no también por el oficio y la presencia que tiene sobre el escenario, que acaba cautivando incluso a los poco amantes del reggae, tal y como le pasó a una de mis acompañantes, que terminó alabando la actuación del cantante de Costa de Marfil. Todo ello a pesar de tocar a una hora poco agradecida, ya que la misma actuación a las 22:30, por ejemplo, hubiera obtenido un calado aún mayor.

Llegados a este punto es necesario abrir un paréntesis para elogiar la organización del festival. Ubicados en el anfiteatro del forum, lo cuál propició un buen sonido de todos los conciertos, los dos escenarios se encontraban separados por pocos metros de distancia, y entre grupo y grupo no se producían más de 30 segundos de silencio, lo cuál hizo que el festival no perdiera intensidad en ningún momento. Hecha esta aclaración para hacerse a la concepción del lugar, puedo continuar.

Según terminó la actuación de Tiken Jah Fakoly, comenzaron a sonar los primeros acordes del grupo francés Le Peuple De L´Herbe. Esta banda formada en 1997 por DJ Pee y DJ Stani ha ido mejorando y perfeccionando, no solo su propuesta musical, si no también sus directos de forma notable. A base de breakbeat y hip hop,  Le Peuple De L´Herbe ofrecieron un buen concierto que sorprendió a un público, que en su mayoría desconocía de su existencia, pero al que seguirán la pista ya que dejaron un buen sabor de boca entre los asistentes.

Los siguientes en saltar a escena fueron Canteca de Macao. A esta banda surgida hace cuatro años en Madrid, hacía más de un año que no veía en directo. En dicha ocasión, que fue la primera vez que les escuchaba, me dejaron frío ya que esperaba más de un grupo que no paraba de actuar, y del cual no se dejaba de hablar en los mentideros de la capital. En esta ocasión, y tras un año y pico de gira que esperaba que hubiera supuesto un avance en su directo, volvieron a dejarme la misma sensación. Parte del público, ya que todo hay que decirlo y se debe ser justo, se lo pasaba bien y vibraba a base de los manidos recursos del bombo a la negra y la pachanga verbenera de Canteca de Macao, pero a mí me volvieron a defraudar. Prueba de la diferencia entre un grupo al que le falta y otro que ha llegado, es el concierto que seguidamente dio Amparanoia. Obviamente la diferencia de años y experiencia es un grado, las comparaciones son odiosas y cada grupo tiene sus características propias. De acuerdo. Pero las dos bandas podrían enmarcarse en un sonido y estilo similares, y en el caso del Cruïlla Barcelona, la diferencia entre ambas fue abismal. Amparanoia salió a demostrar que diez años de proyecto no son porque sí. Hay que recordar que están en su gira de despedida, y a base de oficio, experiencia y tablas, consiguió meterse en el bolsillo a prácticamente todo el público asistente. Las horas ya de festival, el estado alegre del personal y la música festiva del grupo liderado por Amparo Sánchez, hicieron que la actuación del grupo fuera un momento de máxima vibración. Exaltaciones de amistad se veían por doquier, los coros masivos se hacían patentes y el sentimiento de fiesta en letras grandes se adueñó del forum. En esta ocasión Amparo ha formado una banda a base de viejos conocidos suyos más alguna incorporación nueva, y el repertorio fue un repaso a esos diez años, donde no faltaron  grandes clásicos como Ella Baila Bembé o Welcome to Tijuana. Si resaltaría porque me llamó la atención, el hecho de recuperar para esta gira un número considerable de temas del primer álbum El Poder de Machín (1997 Edel).

Una vez terminado el concierto de Amparanoia, lo que quedaba por ver era la parte más electrónica del festival. A partir de ese momento, las más de cinco horas de festival que llevábamos encima se adueñó de nosotros, y la atención y el recuerdo que tengo de los dos últimos conciertos no es todo lo nítido que debiera. Asian Dub Foundation aparecían por el escenario a la una y cuarto de la madrugada debido a un cambio de horario según el planificado por la organización, lo cuál no supuso una merma en la afluencia de público a su espectáculo. El grupo británico salió a demostrar que a pesar del paso del tiempo, siguen ostentando un poderío muy fuerte en su directo. Drum and bass, rap, reggae, guitarras poderosas y  bases electrónicas para ofrecer una actuación potente, directa y con mucha fuerza. Una vez terminada la actuación de los británicos, gran parte del público abandonó el recinto del forum, dejando la actuación de Zuco 103 más en una pista de baile que un concierto al uso. Y es que además, el grupo afincado en Holanda ha variado su propuesta desde la última vez que les vi. Como si fuese una sesión meditada y preparada por un Dj, Zuco 103 fueron interpretando en clave electrónica los diferentes ritmos su repertorio. Hubo sambas y bossas electrónicas (que no podían faltar), partes de drum and bass, breakbeat y acid jazz. Una vez más Zuco 103 demostró que en directo ganan potencial en relación a sus últimos trabajos de estudio.

Tras el último concierto y  después de  más de siete horas de música, extenuados y satisfechos por la experiencia vivida, afrontamos el camino de regreso a nuestros lugares de origen, con la sensación de haber estado en un evento musical que esperamos tenga la continuidad que se merece en Barcelona.// Bruno Freire Léon