Femi Kuti

femi-kuti.jpg

Femi Kuti
"Day by day"
Wrasse Records / Harmonia Mundi, 2008

Las giras le han mantenido bien ocupado al vástago más popular del gran Fela Kuti. Y también la administración de su mítico club The Shrine, inaugurado por su progenitor. Ya ha llovido lo suyo desde su último disco en estudio, el genial Fight To Win. Siete años son demasiados para los fanáticos del afrobeat, que hemos tenido que soportar la sequía sobreviviendo con trabajos de su hermano Seun Kuti, Anti Balas o Kokolo Afrobeat Orchestra. Day by day le muestra en el buen camino. Femi, que como novedad ha aprendido a tocar el piano y ha vuelto a las teclas de su primer instrumento, la trompeta (con la que demuestra sus aptitudes en el tema They will run), sigue fiel a los preceptos de sus anteriores álbumes. Fogueantes secciones de vientos, hipnótica percusión que teje la maraña rítmica, los explosivos coros de sus bailarinas, y los bamboleantes compases del funk africano más cool. Sin obviar, claro está, esos incendiarios y comprometidos mensajes donde ataca las guerras, el despotismo y la corrupción imperantes en la mayor parte del continente negro. Si bien empieza con números algo relajados para el nervio a que acostumbra, caso de Oyimbo o Eh Oh, no tarda en meter la quinta marcha en Demo Crazy, expresión acuñada y utilizada originalmente por su padre, donde edifica uno de los momentos más feroces y álgidos del disco. También son notables You Better Ask Yourself y Tension Grip Africa, donde se pregunta por los verdaderos problemas que hostigan a Africa. O la festiva y arrolladora One two, donde los vientos atruenan como las trompas ante las murallas de Jericó. Ninguna novedad, ni falta que hace, en la excelente factura de uno de los músicos africanos con mayor proyección de la actualidad. // Miguel Angel Sánchez Gárate