Fatima Spar and The Freedom Fries

fatima.jpg Fatima Spar and The Freedom Fries
“Trust”


Geco / Ventilador Music

 

No nos llegan muchas novedades desde un país tan cercano como Austria, sin embargo aquí tenemos la agradable excepción que confirma esa regla. Y seré sincero, porque no fue un disco que me entró a primera escucha, sin embargo como suele ocurrir con los grandes trabajos, ha ido ganando poco a poco y ahora es uno de esos discos imprescindibles que tengo que poner en mi reproductor al menos una vez al día. Trust es el segundo CD de esta formación que no llega a cinco años de vida, pero que ya ha conseguido su propio espacio vital y musical. Y lo cierto es que esa, su música, no es de fácil catalogación. Y nos referimos a esas grandes etiquetas como world music, jazz o folk. Pero es que en Trust encontramos de todo esto y más. Desde luego que Fatima es una enorme cantante de múltiples registros, con gran presencia y que engancha tanto por su personalidad como por su voz. Esa es una de sus armas para sus discos, pero sobre todo para sus directos, de los cuales se cuentan maravillas. Y aunque son artistas muy distintas y su apuesta musical también, no para de recordarme a la vivaracha Rupa y sus April Fishes. Quizá porque Trust contiene canciones muy acústicas, donde el jazz se encuentra con las músicas de raíz balcánica, con swing cabaretero o con folk centroeuropeo y esos equipajes son comunes con Rupa. Pero centrémonos en Fatima y su banda que se compone de clarinete (excepcional), trompeta, acordeón, contrabajo y batería provenientes, no respectivamente, de Turquía, Bulgaria, Ucrania y Serbia. Con estos variados mimbres construyen preciosas y suaves canciones como Biting Creepers o la que da título al disco, que permiten a Fatima lucirse con sus diferentes matices vocales. Sarabande y My Little Someone son otras joyas de pausadas armonías. Y con The Good Morning te puedes trasladar a los ambientes de clubs de los años 60. Aunque la canción que últimamente me tiene literalmente enganchado es Overall con un clarinete klezmeriano y una melodía cuasi hipnótica. La disparatada y cabaretera Die Kleptomanin es la única canción en holandés, el resto son en inglés y sus personales letras son otra de sus virtudes destacables. Fueron una de las sorpresas del pasado Womex sevillano, ahora solo falta que hagan gira por estas tierras para completar la labor. Estaremos atentos.www.fatimaspar.com // Miguel Amorós.