Eleftheria Arvanitaki

elefteria.jpg Eleftheria Arvanitaki
Festival de Guitarra i altres acords
Palau de la Música
7 de Mayo de 2009

 

Con un gran recibimiento por parte del público asistente, que no acabó de llenar el Palau, fue recibida la cantante griega de nuevo en Barcelona. Ofreció un recital para todos los gustos, repasando éxitos de siempre y presentando algunos temas de su nuevo disco Mírame en el que ha contado con la fantástica producción de Javier Limón. A partir del segundo tema Ti Lipi, el concierto empezó a emocionar, gracias a su voz de aire, etérea y con carácter a la vez. Acompañada por una banda de siete músicos, con una importante base eléctrica para los temas de tono más pop y una sólida participación de las cuerdas para las melodías y los arreglos de raíz, Eleftheria Arvanitaki nos acercó en este viaje mediterráneo a la música tradicional griega, así como a su particular integración de la copla, de una forma respetuosa y elegante, tal y como ha hecho en su último trabajo discográfico, del que pudimos disfrutar cinco temas, entre los que destacaríamos una versión de Carcel de Oro, clásico de Quintero y Ortega traducida al griego Sto palati tis kardias sou y también Mírame cantada en castellano y que cuenta con la colaboración de Concha Buika en su versión de estudio. Para finalizar la presentación de su disco nos ofreció De milo gia mia nychta ego, integrando el aire caribeño, cubano y salsero con los ritmos balcánicos. Especialmente hipnótica fue la intro del siguiente tema, Ta kormia ke ta macheria, momento en el que Thomas Kostas nos demostró lo que un oud significa para la música helénica, uno de los momentos más especiales de la noche. Dirigiéndonos ya hacia el final del concierto, con un público participativo y entregado, llegamos a uno de sus éxitos más conocidos Dynata y al apocalipsis final, pasando del ritmo a la melodía, de lo tradicional a lo popular, de Grecia a Creta, a Turquía, a los Balcanes, siempre con la sutileza de la voz de esta sólida vocalista que se mantuvo cercana y comunicativa, envolviéndonos en un halo mágico. // Mónica Rubio